Economía

Incremento del salario mínimo no incide en la tasa de pobreza

Aunque el presidente Jimmy Morales decretó un alza salarial de Q5.03 y Q4.59, que regirá a partir de la próxima semana, esta no cubrirá a un porcentaje del mercado laboral y será insuficiente para cubrir el consumo en los hogares más desfavorecidos.

Por Urías Gamarro

En total, el sueldo mínimo mensual para campo y ciudad será de Q2 mil 747.21, con la bonificación de Q250, y para trabajadores de maquila y exportación de Q2 mil 534.14, incluido ese beneficio.

El Acuerdo Gubernativo 288-2016 establece que el salario mínimo que regirá durante el 2017 para las actividades agrícolas y no agrícolas será de Q86.90 diarios, equivalente a Q10.86 por hora, mientras que para la actividad exportadora y de maquila se fijó en Q79.48 diarios —Q9.93 por hora—.

El incremento en porcentaje, en comparación con el 2016, es de 6.14% y 6.12%, respectivamente.

Del 2006 al 2017, el salario mínimo subió de Q1 mil 291 a Q2 mil 643 mensuales, es decir, Q1 mil 352, más la bonificación de Q250.

Sin embargo, de acuerdo con la más reciente Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi), del Instituto Nacional de Estadística (INE), en ese mismo período la pobreza pasó de 52% a 59%.

Según economistas, esto significa que el incremento al mínimo no incide en la tasa de pobreza.

El ingreso promedio laboral alcanzó en el 2016 los Q2 mil 131, con el área rural como la más precaria, según la Encuesta Nacional de Empleo e Ingresos (ENEI 2016), que determinó que siete de cada 10 trabajadores laboran en la informalidad.

El monto no cubre la Canasta Básica de Alimentos (CBA), que a octubre pasado se ubicó en Q3 mil 938.03, lo que significa que para la adquisición de los 26 productos diarios se necesitan Q131.27.

La Canasta Básica Vital —que incluye calzado, vestuario y otros— fue de Q7 mil 186.18.