Opinión

Comercio

Trump: 6 a 7 grados en la escala Richter

Fanny D. Estrada

Fanny D. Estrada

A medida que aumentaba el movimiento, los asistentes pusieron cara de susto y por supuesto empezaron a ubicar las salidas, o donde refugiarse por aquello que se convirtiera en un terremoto derribando todo. Inmediatamente pensé, que señal más clara, este temblor que llegó a los 6° en la escala de Richter, refleja muy bien el nivel de miedo e incertidumbre que ha provocado el señor Trump a escala mundial, con sus tweets y declaraciones.

La reacción de los presentes a buscar salidas, es lo que estamos observando en muchos países como México o China.

En nuestro caso, anticiparnos a lo que pueda pasar con las exportaciones y la inversión.

Será para menos, el 33.5% de las exportaciones de Guatemala se dirigen a Estados Unidos, por un monto anual de unos US$3 mil 600 millones. De eso, vestuario y textiles es un 32%, banano 18% frutas frescas 7% piedras y metales 9%, vegetales y una diversidad de otros productos como productos industriales y alimentos procesados de todo tipo.

El 98% de ellos entran libres de impuestos bajo el Tratado de Libre Comercio.

En inversión extranjera en el 2016 se recibieron US$228.80 millones.

Las amenazas de proteccionismo y revisión de los tratados que repite constantemente le levantan la camisa a cualquiera, no somos la excepción.

Lo que resulta sorprendente, es que el Señor Trump pareciera tener muy poco conocimiento de la globalización y por lo tanto, desconocer lo dependiente que muchos Estados de su país son de las relaciones comerciales con el mundo.

Pareciera no estar informado de las alianzas estratégicas que su comunidad de negocios ha hecho con países como los de Centroamérica para hacerle frente a la competencia asiática.

Habría que preguntarle a sus productores de algodón que todos los años vienen a Guatemala a reforzar esas alianzas, que van a hacer ante lo que ha dicho su presidente.

En este ángulo, se dice que quienes tienen que preocuparse seriamente son México, China y otros países asiáticos. Personas más cercanas, dicen que en el caso de Centroamérica, si bien ya ha dicho que va a revisar el Cafta, no será una de las prioridades.

A lo que si le pondrá atención en esta región, será a temas relacionados con la política de seguridad norteamericana y a la inmigración.

Sin embargo, se comenta que a pesar de la retórica de Trump, quizás lo que verdaderamente aplique en materia de proteccionismo, no sea de tanto impacto pues muchos miembros del Congreso y personas de su equipo de gobierno son creyentes del libre comercio y de la apertura, temas que caracterizan a los republicanos.

Estas personas es probable que lo orienten en materia de política económica a impulsar el crecimiento de las empresas con reducciones impositivas y beneficios al sector privado para desatar mayor generación de empleo.

En cuanto a la inversión, hemos hecho contacto con empresarios norteamericanos quienes han expresado que en el caso de Guatemala, existen dos temas que han creado una percepción muy negativa para instalarse en nuestro país.

Uno es la incertidumbre jurídica con ejemplos recientes de cambios de las condiciones, como el de las hidroeléctricas por las resoluciones de la corte y la imagen de inseguridad.

Sea como sea, hay que prever que el terremoto puede aumentar de escala, hay que poner las barbas en remojo, preparar al país para hacerle frente al proteccionismo, buscar nuevos mercados, redoblar la liberación de obstáculos en Centroamerica, pero sobretodo aumentar la competitividad removiendo los obstáculos.