Economía

Reforma Fiscal abarca cuatro tributos

Derivados del petróleo e ISR aportarían el 93% de la propuesta.

Por Urías Gamarro

Los precios de las gasolinas aumentarían con la reforma tributaria. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)
Los precios de las gasolinas aumentarían con la reforma tributaria. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)

A 210 días de haber tomado posesión y a 327 de haber dicho, como candidato, que no subiría impuestos el presidente Jimmy Morales y su ministro de Finanzas, Julio Héctor Estrada, presentaron ayer una propuesta de reforma fiscal, cuyo núcleo es el incremento a las tasas de cuatro tributos.

Los ajustes a esos impuestos generarían ingresos adicionales al fisco en 2017 por Q5 mil 869.2 millones — si la iniciativa fuera aprobada por el Congreso—, de acuerdo con la proyección que presentaron las autoridades en el Palacio Nacional de la Cultura, acto en la cual participó el Cuerpo Diplomático.

Los ajustes afectarían el impuesto sobre distribución de petróleo (IDP), que sería superior en Q3 al vigente y se cobraría de manera uniforme por el consumo de cada galón de diésel y gasolinas superior y regular.

Eso significa que en el caso de la gasolina superior y de combustible para aviación, el impuesto pasaría de Q4.70 a Q7.70 por galón; regular, de Q4.60 a Q7.60; y diésel, de Q1.70 a Q4.70. En el queroseno, subiría de Q0.50 a Q3.50.

El potencial de recaudo de ese tributo sería de Q2 mil 770.8 millones, o sea, el 47 por ciento del total.





Sobre la renta

La propuesta incluye la modificación a las tasas del impuesto sobre la renta (ISR), con potencial de recaudo de Q2 mil 755.2 millones, el 47 por ciento de la proyección total.

Por ejemplo, se plantea un ajuste en la tasa del régimen de utilidades —que se aplica a grandes empresas— del 25 al 29 por ciento.

En el caso de los ingresos brutos —régimen para pequeñas y medianas empresas— el planteamiento es pasar del 7 por ciento al 12 por ciento.

En el caso de las personas asalariadas, hay incremento en la tasa del 5 al 7 por ciento para las personas con ingresos anuales arriba de los Q300 mil, lo que constituiría una medida progresiva, es decir, el que más tiene más paga, afirmó el ministro de Finanzas.

En combustibles e ISR se concentra el 94 por ciento del total del  recaudo previsto.





Población afectada

Érick Coyoy, investigador de de la Fundación Economía para el Desarrollo (Fedes), resaltó que la  clase media será la que sentirá el mayor impacto de la propuesta de incremento a la tasa del  IDP.

“Es un impuesto que puede generar un rechazo social muy amplio, como lo tuvo la intención de subir la tasa del IVA”, dijo.

En la iniciativa se establece que el impuesto se aplique en una banda de precio de referencia del barril de petróleo. 

Sí la materia prima sube a US$80 se cobrará el 50 por ciento, o sea, Q1.50, y si baja a US$60, se cobrará el 100 por ciento.

Para Coyoy, las cifras de recaudo están sobredimensionadas y  no se abordaron otros aspectos, lo que  revelaría que fue un plan improvisado por el Ministerio de Finanzas.