Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

15/06/12 - 00:00 Economía

Llegó comunazgo, el fin de la era del líder individual

En pocos días anunciaremos la presentación oficial del libro en el que replanteamos la forma como dirigimos las empresas actualmente. Los lectores que deseen recibir un resumen del material me pueden escribir. Hoy quisiera contestar a una de las preguntas que más se hacen los presidentes, dueños de empresa y gerentes de recursos humanos: ¿Qué cualidades debe tener un ejecutivo hoy?

Sin ser una respuesta fácil, trataré de integrar en un grupo de comentarios las características obligantes que debe tener una persona que aspira a convertirse en líder, no por su propia decisión, sino por el consenso del grupo con el que trabaja y colabora; allí está la primera y gran diferencia que abordamos en Comunazgo: usted no es líder por su propia decisión, lo es por sus actos, por su ejemplo y por la mirada y aprobación de aquellos con los que trabaja. Acabemos con el paradigma de los que creen o se autoproclaman líderes, el título que pueden recibir es jefe, supervisor o director, pero líder implica un concepto mucho más amplio que el otorgado por una empresa.

Para llegar a ese peldaño debemos revisar algunas de las cualidades que debe poseer un personaje de estos. La clasificación que hago a continuación no presenta un orden especial: 1) Comunicación: el porcentaje más alto de dificultades en los equipos se debe a una mala comunicación. Cuando busque un nuevo gerente o director verifique su forma de comunicar, atrás quedaron las pruebas únicas que miden inteligencia o habilidades matemáticas. Hoy hablamos con la persona, no de cualquier tema, de nuestros problemas, su visión y forma de resolver, mientras tanto evaluamos su forma de comunicar.

2) Visionario y con iniciativa: estas dos cualidades son indispensables en un líder para marcar los territorios a futuro y paralelamente promover la ejecución, a esto le llamamos gente estratega, piensa a largo plazo y garantiza que lo diseñado se convierta en realidad. 3) Disciplina: talvez una de las más difíciles de conseguir, ese hábito que marca la diferencia entre unos y otros. Los japoneses señalan que no se trata de ser más inteligentes, la cuestión es ser disciplinados y punto. La disciplina en un equipo permite que se honre la palabra, lo que se dice, se hace; el resto es “carpintería”.

4) Energía: como bien lo expresa Jack Welch, el líder debe tener energía y a la vez ser capaz de irradiarla a otros, y se consolida cuando energiza a quienes se encuentran a su alrededor. Un líder no vive de la venta de frases o discursos, debe ser un actor directo a través del ejemplo. Por ello acude a lo más propio, que es su energía, la traslada a otros para que la sigan reproduciendo y genera poder en todos los niveles de la organización. Terminemos con otro paradigma en la organización, el hecho de que aquel que tiene más información es más poderoso, pues eso mata cualquier equipo y nos convierte en roba datos, alimentando una que otra neurona, que finalmente morirá en ese intento.

Continuaremos con otras cualidades en la próxima entrega. Hasta pronto.

YESID BARRERA / IDEAS PARA NEGOCIOS CON FUTURO

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.