Opinión

MODERNIZANDO LA ADUANA

Implementación de la Unión Aduanera

Álvaro Raúl Sarmiento

Álvaro Raúl Sarmiento

Este convenio tiene como objetivo iniciar el proceso de Unión Aduanera (UA) e integración fronteriza, y ha sido el fruto de una intensa negociación entre ambos países con el acompañamiento de la Sieca y la asistencia técnica de BID, USAID, FMI-Captac y el IFC del Banco Mundial. Esta fase de implementación se espera que finalice en noviembre próximo.

Para los que hemos conocido y participado técnicamente en procesos similares de integración económica y comercial a lo largo de los últimos 20 años, no deja de sorprendernos de manera positiva algo que solo parecía estar en las mentes y corazones de algunos idealistas. Posiblemente, haberse marcado objetivos realistas, asistencia técnica de instituciones con experiencia y recursos, así como contar con el apoyo político de muy alto nivel, a pesar de la crisis política del año pasado, posibilitó dar este paso concreto en la dirección apropiada.

Claro está que la firma y vigencia del documento es únicamente un buen punto de partida, pero ahora comienza el verdadero reto que no depende de la habilidad de los cuadros negociadores de ambos países, el proceso implica —entre otros—, integrar operaciones, procesos de control aduanero, cuarentenario, migratorio y antinarcóticos de dos países, normalmente en un solo recinto físico.

La UA no implica necesariamente que van a desaparecer todos los controles en frontera, se harán mucho más eficaces y eficientes, a pesar que ahora se integrarán de manera operativas. Por supuesto, en algunos puestos fronterizos y para algunas mercancías, el control será exclusivamente estadístico.

Las mejores prácticas internacionales exigirán en los puestos fronterizos de El Florido o en Agua Caliente que la inspección física de un medio de transporte y su mercadería se haga de manera conjunta, lo que podría implicar la presencia en el momento de la apertura del medio de transporte, de la SAT y Maga-Cepa, por parte de Guatemala, y Aduana y Senasa-Cepa por parte de Honduras.

Esto podría suponer que coordinar a cuatro instituciones será más complicado y costoso que hacerlo solo con dos, pero los Protocolos de Procedimiento que se establecerán y un mecanismo de evaluación del cumplimiento de lo comprometido y actuado, se espera que disminuyan el tiempo invertido en frontera, el único indicador que interesa y percibe el usuario de los puestos fronterizos: turistas, transportistas, agentes aduaneros, agentes logísticos, etc. Uno de los objetivos del Protocolo Habilitante es agilizar el cruce fronterizo, aumentando la velocidad de 16 a 30 km/h.

Otra noticia relacionada es la firma de un Convenio entre la Sieca y el BID por US$435 mil en apoyo a la implementación de las cinco Medidas de Corto Plazo de la Estrategia Centroamericana de Facilitación del Comercio y Competitividad, concretamente:

1. Declaración anticipada de mercancías: transmisión electrónica anticipada del Formulario Aduanero Único Centroamericano (Fauca) antes de la llegada del vehículo al paso fronterizo.

2. Agilización y coordinación de controles migratorios.

3. Certificados fito y zoosanitarios electrónicos.

4. Registro por medio de dispositivos de radio frecuencia (RFID).

5. Utilización de sistemas de cámaras.

Para Guatemala, ambos procesos tienen igual importancia; Unión Aduanera con Honduras y concretar las cinco medidas deben provocar mejora en la competitividad y modernización del control fiscal y parafiscal.

La agenda comercial regional está muy bien marcada y priorizada; iniciar con buen pie la UA con Honduras, tratar de sumar a El Salvador y, paralelamente, concretar la implementación de las cinco medidas en toda la región.