Economía

Inversión millonaria para limpiar la Bahía de Guanabara

La organización Bahía Viva, organizó un desfile de barcos que reúne a ecologistas, pescadores y regatistas que usan la bahía, para protestar contra la contaminación en la Bahía de Guanabara, que baña la zona norte de Río de Janeiro y en la que se disputarán las regatas de vela de los Juegos Olímpicos que esta ciudad brasileña organizará en 2016.

Por Río de Janeiro / EFE

Según Sergio Ricardo, ecologista y uno de los fundadores de Bahía Viva, tras más de 20 años de trabajos y unos US$3.430 millones de inversiones tan sólo se ha limpiado la mitad de la bahía y difícilmente se descontaminará el otro 50 % en el año que falta para los Olímpicos.

Las autoridades regionales se comprometieron en 2009 a tratar el 80% de las aguas residuales que son vertidas en la bahía pero hasta ahora tan sólo han logrado limpiar un 49% y admiten que, a sólo un año de la ceremonia inaugural de los Olímpicos, ya no tienen meta.

El desfile se produjo cuatro días después de que el gobierno regional de Río de Janeiro admitiera que no cumplirá las metas de descontaminación con las que se comprometió ante el Comité Olímpico Internacional (COI) cuando fue elegida sede de los Juegos de 2016.





Unas treinta embarcaciones, incluyendo botes, canoas, veleros, goletas y pesqueros, protagonizaron una procesión de unos doce kilómetros entre la Marina de Gloria, desde donde partirán los regatistas olímpicos, y la playa de Urca, al pie del cerro del Pan de Azúcar, para llamar la atención sobre la contaminación de las aguas de esta bahía.

"La limpieza es vital para que quienes practicamos deportes lo hagamos tranquilos y sin enfrentar basuras, pero también para garantizar la sanidad en los municipios ubicados en el fondo de la bahía, para que los pescadores garanticen su alimentación y para que los delfines vuelvan a una región que usaban para reproducirse", afirmó la regatista Isabel Swan, que representó a Brasil en los Juegos Olímpicos de Pekín y  participó con su velero en la protesta.

La regatista dijo que acudió a Copenhague para apoyar la candidatura de Río cuando el COI le adjudicó la sede de los Juegos porque creyó en la promesa de que la bahía sería descontaminada.

"El COI fue irresponsable cuando creyó en la promesa de las autoridades de Río de Janeiro. La meta de descontaminar el 80 % siempre fue una propaganda engañosa", afirmó el ecologista Sergio Ricardo.

Numerosos regatistas de todo el mundo, incluso brasileños, han criticado el mal estado de las aguas y se han quejado de las dificultades que enfrentan al tener que desviar basuras flotando en el mar. La descontaminación de la bahía es el proyecto más atrasado y el que más preocupa a las autoridades y al propio COI, que el próximo lunes iniciará una nueva visita de inspección a Río de Janeiro.