Economía

Así se hace un jardín comestible en casa

Cada vez son más personas las que deciden poner en su casa un jardín comestible o un huerto familiar con hortalizas, verduras, plantas aromáticas y medicinales y frutas.

Por Natiana Gándara

El primer huerto puede hacerlo con hortalizas pequeñas. (Foto Prensa Libre: decoracionymas.com)
El primer huerto puede hacerlo con hortalizas pequeñas. (Foto Prensa Libre: decoracionymas.com)

Según una investigación publicada en la página Agriculture.com, cualquier espacio es válido para aprovechar y cultivar aquello que habitualmente compramos en el supermercado o tiendas especializadas; lechugas, zanahorias, tomates, espinacas, rabanos, pimientos, fresas, menta, albahaca, tomillo, entre otras.

El jardín puede convertirse en un espacio 100 % comestible, solo hay que tener ánimo y deseos de cuidarlo pero ¿Dónde puede hacerlo?

  • Se podrá combinar un jardín de flores, arbustos, árboles ornamentales con un Jardín comestible o Huerto Urbano.
  • En la terraza dependiendo del tamaño disponible, se pueden colocar diferentes tipos de recipientes u otro objeto con el fin de poder cultivar.
  • El balcón, un patio, una ventana, también son espacios adecuados para algunas hortalizas.



Beneficios de un jardín comestible

Obtener nuestros propios vegetales puede tener muchas ventajas:

  1. Nos ayuda a desconectar y relajar del trabajo diario.
  2. Creando espacios más verdes contribuimos a mejorar el ambiente de las ciudades.
  3. Conseguimos alimentos de calidad; en nuestras manos está el poder cultivar de la forma más ecológica posible; cosa que no ocurre cuando los compramos, la mayoría de las veces no sabemos como han sido cultivados y cuando han sido recolectados.
  4. La satisfacción de poder llevar al plato ‘eso que hemos sembrado y hemos ido viendo crecer’
  5. Cultivar con niños = clases de educación ambiental = niños más respetuosos con el medio-ambiente = niños que comen más verduras.
  6. Una manera de contribuir a emitir menos contaminación, al reducir el transporte de productos por todo el mundo.
  7. Ayuda en la economía familiar



¿Cómo comenzar?

Con el primer huerto podemos hacerlo con aquellas hortalizas pequeñas y que sean fáciles de cultivar, como las espinacas, rabanitos, apio, fresas, lechugas, cebolla.