Economía

“La mayoría obvia el estudio de factibilidad”

Douglas Vásquez, gerente del Instituto Nacional de Administración Pública (INAP), explica la necesidad de llevar procedimientos de evaluación para incursionar en algún proyecto, sea este estatal o privado.

Por Rosa María Bolaños

Douglas Vásquez es el gerente del INAP, órgano técnico de la Administración Pública.
Douglas Vásquez es el gerente del INAP, órgano técnico de la Administración Pública.

El funcionario recomienda tomar en consideración varias recomendaciones para desarrollar los proyectos y lograr cumplir con los objetivos en el desarrollo de obras. Además de los estudios de factibilidad y su desarrollo.

¿Qué debilidades encuentra en la elaboración de un proyecto?

La primera debilidad es hacerlo sin experiencia. Uno tiene la idea de los proyectos, pero muchas veces no se da cuenta que para la construcción de un verdadero proyecto se requiere una serie de pasos, probados con varias experiencias y por varios años. La diferencia entre hacerlo técnicamente y en forma empírica son los procedimientos probados lo suficiente para alcanzar el mejor éxito.

¿Qué estudios debe realizar?

La mayoría obvia el estudio de factibilidad, pero es fundamental. A muchos lo que se les ocurre es decir “mañana voy a poner mi negocio”, entonces saca los ahorritos del banco sin medir posibilidades, solo guiados por su corazón se lanzan a la aventura.

¿En qué consiste el estudio de factibilidad?

Está compuesto por varios análisis, entre ellos un estudio de mercado, el de factibilidades y el análisis de fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas (Foda). La mayoría de proyectos empíricos no hacen esos estudios y por eso, frecuentemente, terminan en fracaso.

¿En qué consiste el resto de fases?

La otra etapa es analizar los resultados del estudio y luego la toma de decisión. Después de esos análisis, la decisión podría ser seguir con la idea original, replantearla en algún momento o, por qué no decirlo, hasta dejar botado el proyecto antes de incurrir en mayores gastos.

Luego viene la etapa en donde hay que construir un presupuesto con todos los requerimientos del caso y con el cual el interesado mida si tiene la disponibilidad para hacerlo o debe salir a buscar de financiamiento. Ese será su primer parámetro.

¿En qué momento ya se puede crear un proyecto?

Luego de esos pasos mencionados, empieza la construcción del documento por el cual pueda llegar a encantar o convencer a los inversionistas, y ahí sí puedo decirle que es la elaboración de un proyecto.

Una persona que desconoce del tema podría desincentivarse con tanto procedimiento.

¿Qué le recomienda?

Primero le diría que no solo hay que ver el tamaño del proyecto. Lo mismo se debe analizar si se quiere instalar un hotel muy grande en la playa o tener un negocio de dos taxis especializados.

Los estudios de factibilidad bien hechos ayudarán a ver el camino del proyecto. Hay expertos que se dedican a eso, como análisis de mercado o análisis del comportamiento del consumidor.

¿También conlleva gastos?

En ocasiones conlleva honorarios altos; sin embargo, se pueden tomar cursos que dotan de herramientas al interesado si su actividad no es financieramente la más robusta. Eso le ayudaría a hacer algunos estudios que pueden servir para pequeños y medianos proyectos.