Economía

La tarjeta de crédito de moda que no es de plástico

La demanda ha sido tal que al fabricante se le acabó su materia prima en tan solo unos días. Los entusiastas ensalzan sus virtudes por todo el internet. 

Por Nueva York / AP

Archivado en:

Comercio Crédito Empresas
La tarjeta de crédito no está hecha de plástico. (Foto Prensa Libre: JPMorgan Chase via AP)
La tarjeta de crédito no está hecha de plástico. (Foto Prensa Libre: JPMorgan Chase via AP)

La generación del milenio se muere por la novedad. No es un nuevo videojuego, ni alguna comida exótica, ni incluso el iPhone más reciente de Apple, sino una tarjeta de crédito. Definirla como plástico no le haría justicia.

Es una tarjeta de alta gama y elevada cuota con grandes recompensas y que está fabricada de una aleación metálica que brinda un peso satisfactorio y un golpe sordo impresionante cuando uno la arroja sobre la mesa para pagar la cuenta.     

La tarjeta Chase Sapphire Reserve se ha convertido en la más deseada del mercado tan solo dos semanas después de su presentación, pese a que fue lanzada al final del verano, que suele ser lento en ventas.

Tiene una elevada cuota anual de US$450, y JPMorgan Chase no gastó un solo centavo en su publicidad.             “Le estoy diciendo a todos mis amigos sobre ella” , dijo Maddy Novich, una neoyorquina de 33 años que solicitó la tarjeta, al igual que su esposo.

Como suele pasar con tantas modas hoy en día, ésta ha recibido el impulso de las redes sociales, las recomendaciones de boca en boca y el internet.



La empresa ha recibido miles de solicitudes de aprobación (Foto Prensa Libre: JPMorgan Chase via AP)
La empresa ha recibido miles de solicitudes de aprobación (Foto Prensa Libre: JPMorgan Chase via AP)


Los viajeros frecuentes y aquellos que pertenecen a los programas de lealtad le han dedicado grandes espacios en blogs y foros.           

“Nunca había visto tal interés en una tarjeta de crédito, y he estado en esto durante 15 años” , dijo Gary Leff, quien dirige el blog de viajes y puntos de recompensas View From the Wing.       

Chase ha aprobado decenas de miles de solicitudes para la tarjeta, comentó la portavoz Lauren Francis.





Generación del milenio

La mayoría de sus consumidores son de la generación conocida como del milenio, que a menudo rechazan el uso de tarjetas de crédito y no suelen ser un blanco para una tarjeta de plástico de anualidad elevada y categoría ultra-premium.    

La demanda es tal que a Chase se le terminó la aleación, cuyos componentes son un secreto comercial.

A sus solicitantes se les han entregado tarjetas de plástico temporales.           

“Rápidamente ordenamos más, pero debido a que son hechas a mano, tardan más tiempo” , comentó Lisa Walker, gerente general del programa de tarjetas de crédito Chase Sapphire.   

Las tarjetas de crédito con altas anualidades y generosas recompensas tienen como objetivo a consumidores acaudalados que viajan y gastan de manera extensa.

Dicho mercado ha sido dominado desde hace tiempo por American Express y su Tarjeta Platino.