Economía

Los milénicos y el freelance

Hay nuevos fenómenos dentro de la revolución laboral que aún no se encuentran regulados por la legislación guatemalteca.

Por Augusto Valenzuela

En la actualidad se viven grandes cambios en la sociedad y en los distintos ámbitos de nuestra vida cotidiana, los cuales se manifiestan diariamente en los procesos productivos de los cuales somos parte.

Hoy coexisten distintas generaciones influenciadas por las condiciones culturales, económicas, políticas, sociales, tecnológicas y ambientales, las cuales determinan el desarrollo del país.

Específicamente, los integrantes de la generación Y, mejor conocidos como milénicos, la cual está formada por quienes nacieron en las décadas de ochenta y noventa, son el ejemplo más representativo de dichas influencias.

Las características particulares de esa generación han dado paso al surgimiento de nuevas modalidades de trabajo, ya que, en muchas ocasiones, los medios tradicionales y el sistema laboral ya establecido no encaja con los planes de vida y deseos de esa generación.

En consecuencia, cada vez es más frecuente que los milénicos modifiquen sus condiciones laborales o, incluso, establezcan sus propios medios económicos a través del emprendimiento o del trabajo freelance, ya que se inclinan por trabajos flexibles, fuera de oficina y por nuevas formas de contratación, como lo es el trabajo a tiempo parcial.

El modelo freelance, ejemplo de este nuevo fenómeno laboral, consiste en que una persona realice trabajos propios de su ocupación, profesión u oficio de forma autónoma, eventual y por cuenta propia, por lo que pone sus servicios a disposición de cualquiera que los necesite.

Cabe mencionar que en la legislación laboral guatemalteca no se encuentra regulado el fenómeno freelance, ya que este no encuadra en la definición de una relación laboral, pues no tiene las características propias de la misma, tales como subordinación y dependencia continuada de un patrono, salario fijo, cumplimiento de órdenes e instrucciones, jornada de trabajo y lugar de trabajo establecidos y pago de prestaciones laborales.

En cambio, el fenómeno freelance se podría asemejar a una relación civil regulada bajo un contrato de servicios profesionales, en virtud de la naturaleza de la actividad que se ejecuta; sin embargo, se diferencia de este porque un freelancer no necesariamente es un profesional o graduado universitario, sino que es alguien que sabe un oficio o tiene un intelecto que pone a disposición de cualquiera.

Las formas de trabajo tradicionales se están transformando y dando origen a una nueva clase de empleos y trabajos del futuro debido a las nuevas ideas de las generaciones actuales y será interesante ver cómo evolucionará la legislación guatemalteca para regularlas.

*avalenzuela@aidtss.org