Economía

Reintegran a desmovilizados de conflicto en Colombia

Actores ilegales del conflicto armado colombiano han encontrado una "segunda oportunidad" en la vida mediante el programa Soluciones, una alianza de la empresa privada y el Gobierno que ofrece alternativas de trabajo y educación.

Por Bogotá / EFE

Empresas colombianas brindarán las oportunidades laborales.
Empresas colombianas brindarán las oportunidades laborales.

"El programa Soluciones lo venimos trabajando desde hace nueve años y con empresas del sector privado buscamos alternativas para la población desmovilizada del conflicto en el país que necesitan una oportunidad", manifestó el director de Desarrollo Sostenible de la multinacional Sodexo, Joaquín Suárez.

El directivo apuntó que la iniciativa es la "colombianización" de la responsabilidad social y refleja la necesidad de trabajar por "un mejor futuro" y dar alternativas formales de trabajo y estudio.

Desde el inicio de Soluciones, cerca de 800 personas se han beneficiado con acompañamiento educativo, laboral, psicológico y social que brinda Sodexo con el apoyo de la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), entidad adscrita a la Presidencia que coordina, asesora y ejecuta con otras instituciones la reinserción de desmovilizados de los grupos armados al margen de la ley.

"Ingresé porque no tenía empleo, enviaba hojas de vida y no me llamaban, vi en eso (los paramilitares) una oportunidad porque prometen de todo, pero cuando llegué me di cuenta que era mentira, pero como ya estaba en el monte me tocó resignarme a vivir de esa forma"

"Después de un tiempo de adaptación de aproximadamente dos años ellos empiezan como cualquier colombiano a buscar trabajo y ahí nosotros, con la ACR, empezamos a trabajar para que estas personas interesadas logren una estabilidad laboral formal y legal", añadió Suárez.

Entre los beneficiados por el programa, se encuentra Juan Carlos Rodríguez, de 33 años de edad, quien perteneció durante tres años al grupo paramilitar Bloque Metro y estuvo uno más en el grupo Cacique Nutibara en Medellín (noroeste).

"Ingresé porque no tenía empleo, enviaba hojas de vida y no me llamaban, vi en eso (los paramilitares) una oportunidad porque prometen de todo, pero cuando llegué me di cuenta que era mentira, pero como ya estaba en el monte me tocó resignarme a vivir de esa forma", aseguró Rodríguez.

Este desmovilizado, que actualmente trabaja en investigación judicial, aseguró que uno de los factores más importantes para la reinserción es el estudio.

"Ese es el medio que nos ayuda a superar todas las situaciones", dice, y por esa razón está finalizando la carrera de derecho en una universidad de Medellín.

"Este giro es muy drástico; es bueno porque uno deja un pasado que lo marcó, donde no podía sonreír, ver la familia y pensar constantemente en ella", añadió el desmovilizado.

Para Rodríguez, el hecho de que las empresas privadas del país se unan y reciban a víctimas del conflicto es una oportunidad para "empezar desde cero" que les permite "sonreír, estudiar y vivir la vida que uno soñó", concluye.