Economía

¿Qué falta para impulsar la energía limpia?

A Guatemala aún le falta avanzar en la promoción y adopción de medidas para impulsar la energía renovable, no solo para electricidad, sino también para transporte, industria y otras actividades.

Por Rosa María Bolaños

La generación de energía renovable también tiene menor costo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La generación de energía renovable también tiene menor costo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El estudio “Brechas y puentes entre la política fiscal y las energía renovables”, efectuado por el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) y la oenegé holandesa Hivos, se refiere a que no basta con los incentivos fiscales y subsidios existentes para propiciar su uso, tema que ambas instituciones recomiendan evaluar.

Del 2011 al 2014, el país dio exoneraciones por US$82.92 millones —unos Q635.5 millones al cambio actual— al sector de las energías.

MEM esperan más detalles

  • Acerca de la propuesta de establecer un impuesto a las actividades que contaminan con combustibles fósiles, el viceministro de Energía, Rodrigo Fernández, dijo que se deberá esperar un proyecto más concreto.
  • La medida adecuada para el país  ha sido la diversificación de la matriz energética, donde la dinámica del  mercaso desplaza a la energía con combustibles fósil y se ha ido integrando más renovables, indicó. 

Del total, US$81.95 millones se refieren a exoneraciones del impuesto sobre la renta (ISR), impuesto al valor agregado (IVA) de importaciones y los derechos arancelarios de importaciones a las generadoras con renovables.

Ricardo Castaneda, analista del Icefi, dijo que también en ese monto hay US$970 mil de exoneración del impuesto por distribución de petróleo y combustibles derivados a las firmas que usan ese hidrocarburo para generar energía.

Con esto, refirió el analista, el Estado no solamente apoya la generación de renovables.

El estudio señala que el subsidio energético es otro tema que se debe destacar, ya que sigue creciendo y se siguen utilizando combustibles fósiles en gran cantidad.

El análisis destaca que el 52% de beneficiarios del subsidio de energía y el 79% del subsidio de transporte no se encuentra en situación de pobreza, por lo que debe revisarse.

El analista explicó que se siguen utilizando combustibles fósiles, pero el Estado no implementa medidas o exigencias para uso de tecnología con recursos renovables.

Castaneda llamó al Estado y la sociedad civil a dialogar sobre el tema y fijar políticas públicas.

Una de las propuestas, indicó, es la creación de un impuesto a las actividades que contaminan y que usan combustibles fósiles, como la electricidad, el transporte (no solo público, sino en general) y la industria.

Del 2007 al 2014, Guatemala destinó US$2 mil 886.1 millones al gasto público en energía —incluyendo subsidios—, alrededor del 0.7% del PIB y 4.1% del gasto público total.