Economía

Protagonistas de derechos humanos

Las empresas deben entrar en la cancha y jugar; de lo contrario, no ganarán partidos en una temática tan retadora.

Por Karen Wantland

No existe la menor duda sobre el papel fundamental que representan las empresas como motores del desarrollo, como lo dice Michael Porter en una de sus intervenciones: sin la riqueza que generan las compañías no existiría la tributación, ni las donaciones que sostienen, ya sea al Gobierno, a las organizaciones internacionales o a la sociedad civil.

Sin embargo, en algunos espacios, las empresas han estado en desventaja o bien no participan por miedo o desconocimiento, lo que genera que otros actores tengan un mayor protagonismo. Tal es el caso del vínculo del sector privado con los derechos humanos, tema que especialmente en Guatemala ha sido complicado de abordar.

Hasta hace algunos años, ninguna firma del país se animaba a participar en el Foro de Empresas y Derechos Humanos que anualmente se convoca en Ginebra, y todavía algunas compañías son reacias a generar políticas integrales que los mencionen.

Independientemente de la posición que tenga una empresa en relación a los derechos humanos, es importante que comprenda que la tendencia del mercado internacional gira en torno a los principios universalmente reconocidos y que no participar es una desventaja competitiva. Si el sector privado no se involucra activamente en el desarrollo de la hoja de ruta de este tema, la sociedad civil seguirá siendo la protagonista y marcando la pauta del camino a seguir.

Es por eso que es importante que las empresas se involucren en agendas que, aunque pueden parecer molestas o de “pérdida de tiempo”, son fundamentales para la supervivencia del negocio en el largo plazo. 

Hasta hace algunos años, por ejemplo, únicamente la sociedad civil hablaba del Convenio 169 hasta que, lamentablemente, la mala interpretación del mismo y la falta de gobernanza ha perjudicado el desarrollo económico del país.

Las empresas deben  trabajar proactivamente, aprender sobre los derechos humanos, involucrase y, haciendo una analogía con el fútbol, participar en la misma cancha para poder jugar y no perder los partidos.   Las compañías deben salir al campo y no quedarse a esperar en la banca.   

El Foro de Empresas y Derechos Humanos del 2017 recalcó la importancia de la participación activa del sector privado y la necesidad de desarrollar mecanismos extrajudiciales que repartan de forma efectiva los impactos que una compañía puede tener en sus grupos de interés, así como gestionar su cadena de valor. 

De igual manera, se evidenció la importancia de mantener una bitácora histórica sobre las políticas, actividades e iniciativas que impulsa el sector privado a favor de los derechos humanos.

Las compañías del Pacto Global, que muestran su compromiso con los principios universales, tuvieron la oportunidad de participar en el Foro de Empresas y Derechos Humanos, presencial o digitalmente, para aprender sobre este tema trascendental para la supervivencia del negocio.