Economía

S&P mantiene nota de calificación crediticia a Guatemala

Standard & Poor´s decidió mantener  la calificación de riesgo crediticio para Guatemala en BB para moneda extranjera y BB+ para moneda nacional, y mantener la perspectiva estable, se informó este viernes.

Por Urías Gamarro

Archivado en:

Standard & Poors
La inestabilidad política no ha influido en la calificación de Guatemala.  (Foto: Hemeroteca PL)
La inestabilidad política no ha influido en la calificación de Guatemala.  (Foto: Hemeroteca PL)

La firma señala que la calificación de Guatemala es producto del resultado de la disciplina fiscal y monetaria, del manejable déficit externo y de la moderada carga de la deuda pública.

Además del crecimiento económico, de  los altos niveles de pobreza, de la debilidad de las instituciones y del fragmentado sistema político.

No hay impacto

S&P consideró que la inestabilidad política no tendrá efectos económicos adversos que pudieran poner en riesgo la estabilidad macroeconómica. 

Por el contrario, destacan que los casos de corrupción que han sido descubiertos y debidamente procesados en todos los niveles del gobierno, tendrán un efecto positivo en el desempeño de las instituciones del sector público.

La agencia no prevé cambios en la política monetaria, dada la institucionalidad, continuidad y estabilidad que ha prevalecido en la banco central.

No obstante, enfatiza que la recién electa administración pública tendrá el reto de mantener un crecimiento económico sostenido.

“La calificación crediticia del país podría aumentar si el nuevo gobierno implementa una agenda de reformas que fortalezcan las instituciones públicas, reduzcan los niveles de inseguridad y violencia, propicien mejores perspectivas de crecimiento económico y  fortalezcan  los recursos fiscales para aliviar la pobreza y mejorar la infraestructura”, señala un comunicado emitido este viernes por el Ministerio de Finanzas y el Banco de Guatemala.

La calificación podría reducirse si el nuevo gobierno tiene dificultades en mantener la estabilidad política o si se presentan niveles más altos de déficits externo y fiscal que amenacen la estabilidad macroeconómica.