Economía

Se eleva entre 13% y 27% el salario mínimo en Panamá

El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, decretó un aumento de entre 13% y 27% en el salario mínimo, lo que dejó al más alto en US$624 y al más bajo en US$488, que entró en vigencia este 1 de enero y por los próximos dos años.

Por POR AGENCIA ACAN-EFE

Nuevo aumento al salario mínimo en Panamá regirá por dos años. (Foto Prensa Libre: Archivo).
Nuevo aumento al salario mínimo en Panamá regirá por dos años. (Foto Prensa Libre: Archivo).

PANAMÁ - Martinelli aseveró que Panamá contará con el “salario mínimo más alto de Latinoamérica”, y lamentó que su Gobierno haya tenido nuevamente que decretarlo porque la mesa de negociaciones integrada por los sindicatos y los patronos no lograron ponerse de acuerdo en cuanto al ajuste.

Esta es la tercera vez que a Martinelli, que asumió el Gobierno en 2009 y lo dejará el próximo junio, le ha tocado fijar el salario mínimo, con incrementos por arriba de los US$100, luego de que los trabajadores y los empresarios no llegaran a un acuerdo la una comisión que se establece cada dos años para negociar el ajuste.

Martinelli dijo que su Gobierno ha establecido los mayores incrementos al salario mínimo en la historia del país, y que la nueva alza busca mejorar la calidad de vida y el poder adquisitivo de todos los panameños.

“Este aumento salarial es justo”, esta es la “verdadera forma de hacer justicia social” y de lograr una “verdadera redistribución del ingreso”, recalcó Martinelli.

El mandatario respondió a las versiones de que el ajuste salarial traerá alzas desmedidas de los precios, y afirmó que esos augurios “siempre” se dan pero “nunca” se han cumplido, aunque volvió a instó a los empresarios a no cometer “abusos”.

El incremento “beneficiará aproximadamente a 270 mil panameños y panameñas”, de acuerdo a la información oficial.

El aumento del 13% se aplicará para la región 2, donde se concentran las pequeñas empresas y en la que están segmentados 18 distritos de las provincias de Panamá, Coclé, Los Santos y Chiriquí, mientras para la región 1 será de un 27%, en distritos ubicados en las provincias de Panamá, Colón, Chiriquí, Santiago, Herrera, Coclé y Bocas del Toro.

El primer sector en reaccionar ha sido la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP), que tildó de perjudicial el nivel del aumento, especialmente para las pequeñas empresas, y opinó que su cálculo “presenta vicios de ser una decisión político-partidista propia de esta época electoral” .

En un comunicado suscrito por su presidente, José Luis Ford, la Cámara argumentó que el sector empresarial propuso en la fallida mesa de negociaciones un ajuste de entre “el 5% y el 10%, basándose en estudios técnicos y considerando que las empresas más pequeñas, motores importantes de la economía local, no pueden costear aumentos superiores a los propuestos” .

“Cualquier aumento representa una carga social para las empresas del 44%, incrementando así sus costos operativos y, consecuentemente, presenta un efecto inflacionario en los costos de productos y servicios ofrecidos”, indicó el comunicado de la cúpula empresarial.

Ford destacó además que la economía panameña ha entrado en un ciclo de desaceleración de su ritmo de crecimiento, que este año rondará el 8.5% según los cálculos oficiales, por debajo del expansión del 10.6% del 2012.

Por su parte, Rafael Chavarría, un dirigente del Consejo Nacional de Trabajadores Organizados (Conato) , consideró insuficiente el ajuste, que ese sector había pedido fuera de al menos un 50%.

“Es mentira que Panamá tiene el mejor salario mínimo de la región, porque el poder adquisitivo que tenemos es mucho menor”, dijo Chavarría a medios locales.