Economía

SAT y Minfin no quieren privilegios fiscales, pero se podría exonerar multas

Aunque los beneficios fiscales representan un menor ingreso para las arcas del Estado, quizá una exoneración de multas podría ser aprobada.

Por Rosa María Bolaños

Julio Héctor Estrada, Ministro de Finanzas, habló ayer de las diferentes propuestas de los sectores que buscan exoneración o exención de impuestos. (Foto, Prensa Libre: Carlos Hernández)
Julio Héctor Estrada, Ministro de Finanzas, habló ayer de las diferentes propuestas de los sectores que buscan exoneración o exención de impuestos. (Foto, Prensa Libre: Carlos Hernández)

La SAT se opone a las exenciones y exoneraciones de impuestos incluidos en la iniciativa de ley de leasing que daría beneficios a ese sector y a otras peticiones que  han surgido.

El Ministro de Finanzas, Julio Héctor Estrada, dijo el miércoles, al referirse a varias iniciativas de beneficios fiscales, que no se prevé una amnistía de impuestos, pero que sí se analiza con el Congreso posibles exoneraciones de multas e intereses.

El número de peticiones de beneficios fiscales ha crecido. La solicitud de diversos sectores como el ganadero, de tener exoneraciones o un impuesto único, además de la iniciativa de ley de leasing han recibido dictámenes en contra por parte de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

Otra iniciativa que analiza la SAT es para exoneraciones para emprendedores, la Comisión de la Pequeña y Mediana Empresa del Congreso presentó la iniciativa de ley de fortalecimiento al emprendimiento, que permitiría a las empresas únicamente pagar 5% de impuesto único sobre sus ingresos totales mensuales durante cuatro años.

Los beneficios que darían al sector ganadero impactarían en Q1 mil 200 millones al fisco, y si se amplía al agro sería más de Q2 mil 200 millones, según han indicado funcionarios de la SAT. Mientras que con más beneficios al emprendimiento podría ser mayor la cifra.

Además hay otras iniciativas en diferentes fases de discusión en el Congreso como la que busca que se retome la planilla de IVA para que trabajadores por dependencia puedan acreditarlo a cuenta del ISR, una iniciativa de beneficios fiscales para fomentar la inversión pública privada y más recientemente se pidió exoneración de impuestos para la Asociación Amigos por la Salud y la Vida, ente que es donando del Gobierno pero que el año pasado sse señalo que brindó medicamentos vencidos.   









La palabra amnistía no nos gusta

A continuación trasladamos el extracto de la entrevista al ministro de Finanzas, Julio Héctor Estrada.

¿Ya analizaron las tres iniciativas que proponen exoneraciones o exenciones de impuestos y qué impacto tendría en los ingresos del fisco?

Se han analizado dos, la iniciativa 5182 (que se refiere a exoneraciones al sector ganadero) en una versión anterior a la que se analiza actualmente. Con esa versión el impacto es negativo y la posición del directorio de la SAT y del Ministerio de Finanzas Públicas es que no es la herramienta correcta para los incentivos fiscales ni de desarrollo que se busquen para el sector.

La iniciativa de emprendedores aún no ha llegado al directorio.

Mientras que la iniciativa de leasing se devolvió con observaciones respecto al mecanismo que podría generar unos vacíos fiscales, y pienso que esa estará sujeta a que se hagan enmiendas específicas y que se consensuen para atender las preocupaciones de la SAT del impacto de esos vacíos fiscales.

¿Qué monto dejaría de recibir el fisco en estas?

En la del sector agropecuario se dejarían de recibir alrededor de Q1 mil 200 millones, y la de leasing se hicieron diversas observaciones.

¿Esas solicitudes y posibles aprobaciones en el Congreso podrían bajar la moral tributaria del resto de contribuyentes?

Esa ha sido nuestra posición en alrededor del tema del fomento al sector agropecuario. Hay que ver también el tema de emprendedores para determinar si lo que crea es una ventana de tiempo. Y la de leasing es mucho más fino el análisis porque tiene que ver con la transacción de activos financieros y si generan o no general IVA.

En general nuestra posición es que se debe evitar la creación de privilegios y lo importante es que si abrimos a un sector luego pueden aparecer muchos más, pero también conocemos necesidad y mecanismos de formalización que tienen diferentes sectores que ante una SAT más fuerte, más contundente y herramientas nuevas de investigación y de verificación de datos como acceso a cuentas bancarias a través de un juez que la gente ahora está interesada en inscribirse y atender esa demanda e incorporarse a la formalidad.

¿Se ha hablado de una amnistía general?

La palabra amnistía no nos gusta. Lo que nosotros vemos es necesario encontrar mecanismos mediante los cuales la gente pueda, con las herramientas que ya existen de rectificación, y de regularización de su situación tributaria, o de registro, que tenga acceso y que pueda, sin que se perdonen impuestos o similares, ponerse al día con sus pagos.  

¿Eso significaría exoneración de multas e intereses como lo han hecho otros gobiernos?

Eso es algo que se puede evaluar, no se ha tomado una decisión específica al respecto.

En este momento no tenemos una posición específica en ese tema pero es un diálogo que tenemos actualmente con el Congreso, con la Comisión de Finanzas.

En el caso de la propuesta del sector agropecuario. ¿Cuál sería el porcentaje correcto que debería estar pagando de impuestos?

El concepto de monotributo tiene técnicamente otro uso y que se puede usar para pequeños contribuyentes y como mecanismo de simplificación. La tasa correcta del IVA al 12% y del ISR es el 25%, aunque depende de las utilidades ya que puede parar siendo el 1% de las ventas. No tiene que ser 3%, 5% o 7%, depende de cuáles son las ganancias, o incluso puede ser cero porque puede que las empresas no tenga ganancias.

Nuestra inclinación es irnos con los regímenes vigentes como el del pequeño contribuyente que tiene 5% del pago de definitivo que es el único que tiene una figura de monotribubo, pero llega hasta Q150 mil.

Nosotros hemos comunicado al sector agropecuario que Q10 millones nos parecía un monto grande para ser un pequeño productor agropecuario, pero hay que ver cuál es la naturaleza realmente del sector y como paga impuestos y como se va facilitando para que entre. No hay una respuesta respecto a qué tasa es la correcta, la tasa es la que están pagando los demás.

Lo que hay que analizar es que si se puede crear un mecanismo de monotributo como es el que tiene el pequeño contribuyente para un sector como este de acuerdo a sus características. Lo importante es que nosotros no hemos cambiando ninguna regla fiscal, no se ha cambiado las normas tributarias, el IVA no cambia desde el año 2001, el ISR bajó en el año 2012, no se han puesto impuestos nuevos y entonces la respuesta ahora es que hay que incorporarse a los regímenes vigentes de una manera como le toca al resto de contribuyentes.

¿Si se hace como un monotributo de un 3%, el sector agropecuario estaría pagando menos que un empleado por dependencia?

Por eso digo que es bien difícil de responder cual es la tasa correcta. Un empleado en relación de dependencia que gana Q200 mil al año, es alguien que gana como Q15 mil al mes, después de deducciones termina pagando más o menos el 1% de sus ingresos totales al descontarle otras deducciones. Alguien que cana Q30 mil paga un poco más y quien gana debajo de Q8 mil probablemente  no paga nada.

No se está tratando de equivaler una tasa aplicada en relación de dependencia con una tasa de una operación comercial productiva. Quisiera ser muy estricto porque a la gente le encantan las tasas sencillas pero no se puede comparar una cosa con la otra. 

Algunas tasas son sobre la renta neta otras sobre renta bruta, y otras sobre ingresos.

El tema pendiente no es qué hacer con ese 3%, porque eso sería relativamente fácil de resolver en la propuesta. El tema es qué hacer con el IVA, si eso implicaría no pagar IVA, si se paga o no se paga y qué pasa si es acreditable o no acreditable.

En general nuestra respuesta ha sido que la discusión es bastante más compleja de lo que se plantea en la propuesta existente.

El lunes (pasado) nos reunimos con la comisión de finanzas y dijimos que la iniciativa 5182, para crear exoneraciones y exenciones para el sector agropecuario, más de la mitad de los artículos tenían antinomias, inconstitucionalidades, inconsistencias y fallas de estilo y que era muy difícil aprobar esa norma sin saltarse el máximo de en mientas que se podían hacer y veíamos muy difícil que saliera inclusive bajo el contenido de esa iniciativa de ley sin que regresara a comisión.

Nuestra sugerencia es que regrese a comisión, y si se lograra aprobar muy probablemente se caída (por impugnaciones) por los errores que tenga y no seamos nosotros sino otros actores

Nuestra preocupación más grande es que generaría incertidumbre jurídica, la base no está clara generaría desorden y por eso hemos planteado que no se debiera pasar esa iniciativa porque ni siquiera pasa los objetivos para el sector mismo que está buscando, pero aunque quisieran no les va a funcionar como le está planteando.