Economía

Sequía agrava hambre de 3.5 millones de centroamericanos

Más de 3.5 millones de personas urgen de alimentos en el corredor seco de los países del Triángulo Norte de Centroamérica  (Guatemala, El Salvador y Honduras) , advirtió este viernes la enviada de la ONU para el Cambio Climático, Mary Robinson.

Por Tegucigalpa / AFP

En El Salvador, Guatemala y Honduras, se ha acentuado la crisis por la sequía.
En El Salvador, Guatemala y Honduras, se ha acentuado la crisis por la sequía.

La situación humanitaria en el Corredor Seco, en el Pacífico, ha alcanzado “niveles de crisis con más de 3.5 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria en El Salvador, Guatemala y Honduras” , afirmó la diplomática irlandesa, en un comunicado divulgado en Tegucigalpa.

En los tres países, “la sequía del 2015 fue mucho más grave en comparación con el año anterior y el efecto acumulativo se agrava aún más por las condiciones de (el fenómeno climático) El Niño” , enfatizó.

Robinson visitó los municipios de Pespire y Langue, en el sur de Honduras, donde algunas familias le dijeron que muchas personas tienen solo un tiempo de comida al día y los niños dejan de ir a la escuela por el hambre.

Ante ello, insistió en que estas poblaciones requieren ayuda alimentaria urgente.

“Los impactos del cambio climático están disminuyendo la producción agrícola y agotando las reservas de alimentos, provocando que las familias sean cada vez más vulnerables a El Niño” , que se refleja en el calentamiento de aguas del Pacífico, señaló.

Lamentó que la situación de los pequeños productores agrícolas se ha agravado por la deforestación y la sequía durante diez años, que ha incrementado la pobreza.

Robinson explicó que la zona presenta una elevada concentración de tierra en pocas manos, en detrimento de los pequeños productores, lo que agrava las condiciones de la mayoría de los pobladores.

Informó que en 2016, Naciones Unidas presentó un plan de respuesta humanitaria para Honduras, a través del cual “espera reunir 44 millones de dólares para asistir a 250.000 personas con alimentos, nutrición, cuidados de salud, agua, saneamiento, higiene y protección de medios de vida” .

“El plan de respuesta está financiado en un 12%, por lo que las necesidades persisten”  y “la necesidad de mayores donaciones es urgente” , subrayó.