Economía

TLCAN, textiles y controversias

El endurecimiento de controles aduaneros en América del Norte puede afectar el comercio con Centroamérica.

Por Álvaro Sarmiento

Recientemente se realizó la 5a. ronda de negociación  entre  EE. UU.,  Canadá y México que pretende la modificación al Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte, TLCAN.

Uno de los temas más llamativos de la ronda ha sido la propuesta de los EE. UU. para eliminar el Capítulo 19 del Tratado, mecanismo que permite dictaminar si el país que impone medidas antidumping lo está haciendo correctamente. Por ejemplo, si existe un aumento significativo de importaciones de un bien, que puede originarse porque el precio al que se vende en el país importador es menor a su costo y que esas ventas dañen a la industria local, se puede imponer un arancel compensatorio –Antidumping-  para equilibrar el asunto.

En ese momento, la empresa afectada de la medida antidumping, puede invocar el Capítulo 19 del TLCAN para determinar si la medida y el procedimiento para aplicarla ha sido el correcto. Se crea un panel compuesto por especialistas en la materia y que no represente a ningún país de los que dictamina sobre la medida.

Si bien es cierto, al desaparecer el Capítulo 19 existe la opción de hacerlo a través del mecanismo previsto en la Organización Mundial del Comercio (OMC), ese procedimiento es mucho más lento y menos eficaz.

El fondo del asunto es la eliminación de instancias supranacionales como los paneles arbitrales para la solución de controversias.  EE. UU. desean regresar estos temas a una jurisdicción nacional.

El otro tema que ha sido expuesto en la Ronda y donde ha habido acuerdo entre las partes es el relativo a hacer más estricto el cumplimiento de las Reglas de Origen en el sector textil y confección.

Los principales exportadores del mundo de estos productos son asiáticos y  se ha detectado que en algunos casos se han dado triangulaciones ilegales donde las mercaderías han ingresado a través de los EE. UU. en tránsito hacia México y que al entrar  a territorio mexicano lo hacen simulando que son prendas de vestir de  EE. UU. o incluso mexicanas.

Seguramente el endurecimiento de controles aduaneros en el TLCAN podrá afectar al comercio con Centroamérica para evitar algún mecanismo de triangulación vía el CAFTA-RD.  El problema para productores mexicanos de prendas de vestir es la propuesta de  EE. UU. de aumentar a 85% el porcentaje de contenido regional, considerando los precios mucho más bajos de los países asiáticos que venden a México materia prima para la confección, esta nueva regla los puede dejar fuera del mercado.

Como se había previsto cada ronda de negociaciones es más complicada y abre espacios para temas que no se logran definir en las mesas técnicas, lo que acumula la agenda en los foros de más alto nivel, donde se definirán las cosas con criterios políticos no técnicos.

¿Podrá afectar algo de esto al tratado de libre comercio que tienen Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana?