Economía

¿Cómo lograr la tranquilidad financiera en el matrimonio?

Para tener un buen control en las finanzas el matrimonio o la pareja  debe tener claro sus ingresos, ya que de ellos depende la capacidad de consumo.  Es importante considerar el salario obtenido después de los descuentos, es decir el valor depositado en la cuenta o el valor del cheque de pago.  Además tendrán que decidir cuánta autonomía financiera quieren tener.

Por Sandra Vi

El éxito de una planificación financiera incluye, además de las cuentas y la clasificación de ingresos y gastos, una evaluación de los hábitos de consumo. Con una visión clara del presupuesto de cada uno, es más fácil percibir cuál es el grado de participación que cada uno tendrá en la realización de las metas de la pareja.

  • A los pagos por cuotas o préstamos no se debe comprometer más del 30% de los ingresos.

La realización de metas depende de los recursos financieros, que son obtenidos por el trabajo, por eso es importante incluir en la lista de prioridades el desarrollo profesional, cuanto mejor la preparación profesional, mayores las oportunidades de obtener mejores posiciones en el mercado laboral.

Al momento de contraer nupcias, es necesario tomar decisiones importantes entre ellas optar el régimen de división de bienes, es importante conocer las modalidades dispuestas por la ley local y decidir por la que mejor se adapte a la realidad de la pareja. Entre ellas: comunión total de bienes: presupone una división de todos los bienes que esté a nombre de los dos, hayan sido adquiridos antes del matrimonio o durante.

  • Evita que las deudas comiencen a acumularse. Al identificar retraso en los pagos de las cuentas, la pareja debe establecer una estrategia para poner la casa en orden lo más pronto posible.

Arreglos finales para la participación de bienes adquiridos durante el matrimonio: se trata de un régimen mixto de comunión parcial de bienes y la separación total de bienes. Durante el matrimonio, los cónyuges deciden de forma independiente sobre los bienes que poseen. Por lo tanto, si una de las partes tiene una propiedad y quiere venderla, no es  necesario que el cónyuge firme el documento permitiendo la venta. También existe la opción de personalizar su contrato o acuerdo prenupcial. Esto significa elaborar un contrato de matrimonio que satisfaga las dos partes, sin adoptar necesariamente un modelo específico de régimen.

  • La pareja debe tener una consciencia de vivir dentro de su patrón de ingresos, jamás gastando más de la que el presupuesto permita. Los gastos se deben ajustar a los ingresos, no al contrario.

El matrimonio debe tomar una decisión sobre sus cuentas bancarias, puede mantenerlas separadas y dividir las cuentas que deben pagar, otra opción es poner todos los ingresos de ambos en una sola cuenta y cubrir todos los gastos desde ahí. También es posible poseer una cuenta conjunta para los gastos del hogar y cuentas individuales para los gastos personales.

La motivación de realizar objetivos financieros juntos pierde fuerza cuando la pareja “sueña diferente”, por ejemplo él quiere juntar dinero para comprar un carro, ella quiere ahorrar para ir de viaje, con finalidades distintas, va a ser difícil llegar a algún lado. Según expertos es necesario conversar y establecer un orden de prioridades para que pueda evaluarse qué gasto es más importante.

Información obtenida de la la guía práctica de “Finanzas saludables en pareja” elaborada por VISA.