Economía

Volkswagen puede ser condenado en Francia a casi €20 mil millones

El constructor alemán Volkswagen puede ser condenado en Francia a pagar una multa de 20.000 millones de euros por el fraude de sus vehículos diesel, según se desprende de un informe judicial divulgado este martes.

Por EFE / París

El constructor alemán Volkswagen puede ser condenado en Francia a pagar una multa de 20 mil millones de euros por el fraude de sus vehículos diesel. (Foto Prensa Libre: Google)
El constructor alemán Volkswagen puede ser condenado en Francia a pagar una multa de 20 mil millones de euros por el fraude de sus vehículos diesel. (Foto Prensa Libre: Google)

La cifra está calculada a partir de la facturación de la marca germana en los ejercicios 2012, 2013 y 2014, los concernidos por la investigación abierta en Francia en febrero de 2016, tras la denuncia presentada cinco meses antes.

Así se desprende de un informe elaborado por los investigadores franceses, revelado hoy por el vespertino "Le Monde", en el que aseguran que la sanción puede alcanzar el 10 % de la facturación total del grupo.

Se trata de una cifra muy superior a los €3 mil 500 millones a los que puede ser sancionado Renault, también objeto de una investigación por presunto fraude en sus vehículos diesel, al igual que PSA Peugeot-Citroën y Fiat-Chrysler.

El informe revelado por "Le Monde" establece que Volkswagen tuvo una facturación de €22 mil 780 millones de euros gracias a los motores pirateados para ocultar las emisiones reales de gases contaminantes.

En total, la marca alemana vendió en Francia 946 mil 87 vehículos con ese dispositivo fraudulento, de los cuales 600 mil con su propia marca, 192 mil de Audi, 93 mil de Seat y 65 mil de Skoda.

Ese dispositivo ilegal ahorró al grupo automovilístico €1 mil 520 millones de euros de media por año entre 2012 y 2014, ya que les permitió reducir un 35 % sus gastos en desarrollo de un sistema legal de limitación de las emisiones, que los investigadores consideran que precisa de "inversiones importantes".

El informe señala también que Volkswagen, que ha reconocido el fraude, se niega, sin embargo, a dar detalles sobre el dispositivo ilegal, alegando motivos de confidencialidad.

Los investigadores, que han trabajado con los test efectuados en vehículos por la comisión encargada por el Gobierno francés tras desvelarse el fraude en Estados Unidos, concluyen que "Volkswagen engañó a los consumidores" al piratear "el control reglamentario de homologación sobre las emisiones de gases contaminantes".