Economía

El negocio y la casa se llevan aparte

Las dos actividades tienen que llevarse por separado. Como solemos decir, son “harinas de dos costales diferentes”.

Por Eduardo Palacios

Los ingresos diarios los dejan en sus bolsillos y con ellos cubren tanto los gastos de la casa como los de su actividad productiva.

De ahí toman para pagarles a los proveedores, comprar nueva mercadería, pan, tortillas, echar gasolina, cortarse el cabello, pasar a comer, etc.

No se sientan a anotar lo que les entra, lo que gastan, ni mucho menos saber en qué se lo gastan, o bien cuánto realmente les queda de ganancia para ahorrar con miras a invertir.

En pocas palabras no tienen una buena administración o control financiero y eso, más tarde o más temprano, les trae consecuencias lamentables, pero fácilmente evitables.

Las dos actividades tienen que llevarse por separado. Como solemos decir, son “harinas de dos costales diferentes”.

Para comenzar, el ingreso de cada día tiene que irse a una cuenta corriente de uso común, donde quede registrado en la boleta y en el codo de la chequera lo que entró ese día.

En esta chequera también quedará registrado lo que vaya saliendo y para qué salió el dinero de cada cheque emitido. Se tendrá por separado otra chequera con el dinero para cubrir los gastos su actividad productiva y otra para los de la casa.

Quienes trabajan por cuenta propia podrán utilizar esta cuenta de uso común, como su banco personal. De esta cuenta podrán echar mano para cubrir los pagos que tienen que hacer al principio de mes, tanto de la casa como los de su actividad productiva, cuando aún no disponen de dinero para cubrirlos.

Luego, conforme les vaya ingresando dinero en el mes, este lo depositarán en esa cuenta de uso común que lo prestó, hasta devolverle la cantidad prestada.

De esta misma cuenta de uso común, se le depositará a la cuenta de la casa la cantidad completa que se requiere para cubrir sus necesidades, obligaciones y gustos, es decir, para cubrirle sus gastos fijos presupuestados, y no más. Igual haremos con la cuenta del negocio.

El dinero extra que ingrese y lo que no se llegue a gastar cada mes, se depositará aparte.

Las palabras clave para llevar bien ambas economías son: orden, disciplina, interés, control y tiempo, las cuales harán de sus problemas financieros cosas del pasado.

Descargue gratis la hoja para hacer la lista de gastos fijos mensuales en www.EduardoPalacios.com.