Sabor, calidad y estrategia viajan en moto

La comida de la calle que en más de una ocasión los enfermó, fue uno de los motivantes que hizo a cuatro amigos, todos profesionales, emprender un negocio que mediante tres ruedas se ha hecho realidad.

Por Natiana Gándara / Guatemala

Carlos Calderón, Nilson Castillo, Donald Mazariegos, y Pablo Calderón, son los creadores de Pepitos Food. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Carlos Calderón, Nilson Castillo, Donald Mazariegos, y Pablo Calderón, son los creadores de Pepitos Food. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Ellos han enmarcado su negocio en cuatro principios: higiénico, económico, fresco y de calidad, todo dirigido al ciudadano de a pie.

La prueba y el error fueron el resultado del nacimiento de Pepitos Food, además de los desvelos, y el sacrificio de tiempo familiar para dar con las recetas adecuadas.

“Pensamos en hacer una diferencia, ser una opción para el desayuno, refacción o almuerzo de las personas que transitan por la calle, con precios accesibles, y que además lo encuentren a la puerta de su lugar de trabajo”, refirió Pablo Calderón.

La base del negocio parece estar bien cimentada: Nilson Castillo es administrador de empresas; Carlos Calderón, es el mercadólogo; Donald Mazariegos es psicólogo industrial y Pablo Calderón, el chef.

atienden eventos y comparten su experiencia

Ofrecen servicio para eventos desde 30 panes en adelante con la ventaja que pueden llegar a cualquier lugar que el cliente lo solicite.

Los empresarios brindan la posibilidad de poder compartir con otras personas su conocimiento, asesorarlos en el modelo de la moto y adaptarla a las necesidades de la persona interesada en adquirirla.

Esto ayuda a fomentar más fuentes de trabajo para personas que quieran independizarse, aparte que se adapta muy bien para colonias, barrios y residenciales.

“Por el momento no se trata de una franquicia, sino compartir con otros emprendedores el diseño de la motocicleta y ayudarlos en su idea”, resalta Donald Mazariegos.

Los emprendedores reconocen que esa es una de las fortalezas del negocio, y que la oportunidad de triunfar se las da el haber trabajado, todos en algún momento, en el sector de alimentos.

La estrategia

Recuerdan que la idea original estaba enfocada en un food truck; sin embargo, en el camino notaron la necesidad de movilizarse en una unidad más compacta que no ocupara tanto espacio y pudieran trasladar de manera ágil.

Entonces fue cuando decidieron cambiar la estrategia y diseñaron una moto que cumpliera con el cuidado y conservación de los alimentos.

La meta era empezar a salir en la moto adaptada a finales del año pasado, pero les tomó un poco más de tiempo asegurar que el modelo funcionara a la perfección.

“No se trata solo de vender comida, nuestro objetivo es llevar sabor y satisfacción al paladar de los clientes”, expresa Castillo.

No solo se trataba de que la estrategia funcionara, “es un tema de confianza, ganar la aceptación de los clientes no es tarea fácil”, refiere Calderón.

El emprendedor dice que hasta ahora lo han logrado a través de brindar un buen servicio al cliente, trato amable e incluso personalizado, dado a que los comensales pueden elegir los ingredientes a su elección, cuidando la higiene y buenos precios, detalles que los hacen diferentes a otros negocios parecidos.

“El objetivo es preparar algo distinto con ingredientes que se compraron el mismo día. El pan es especial, ya que es elaborado de manera artesanal, además de que es exclusivo porque es un bollo redondo de 12 centímetros que no se encuentra en ningún otro lugar”, explica el chef Pablo.

En la actualidad cuentan con dos motocicletas y esperan a finales de este año llegar a seis unidades móviles.

Cada día venden entre 50 a 100 panes y los precios oscilan entre Q5 y Q10.

Sus aderezos, dicen, son parte de que el negocio sea diferenciado. Además, cada mes presentan un pan diferente para ofrecer a los clientes y próximamente lanzarán sus “panes verdes” —vegetarianos—.

Una estrategia que han implementado es la creación de grupos de chat en una red social, en donde las personas que trabajan en un mismo lugar pueden solicitar los panes a su gusto y los encargados de Pepitos Food llegan a dejarlos recién preparados.