Economía

Vecinos apuntan a mejorar logística

La carrera por mejorar la logística portuaria es una realidad. ¿Nos hemos enterado? El miércoles pasado, aprovechando una reunión de trabajo en la Autoridad Nacional de Aduanas de Panamá, pudimos ser testigos del paso del mayor buque que ha atravesado el Canal, el portacontenedor OOCL France, con 13 mil 926 teus (contenedores de 20 pies).

Por Álvaro Sarmiento

Panamá tiene muy clara la estrategia de nación por seguir posicionándose como un hub logístico de primer orden mundial.

Esa misma semana, las autoridades del Puerto de Manzanillo, México, emprendieron una misión comercial a Guadalajara: “Manzanillo Puerto Hub y Clúster Logístico del Pacífico”, para la promoción de uno de los principales puertos marítimos del Pacífico mexicano.

Para los que acostumbramos a ver “misiones comerciales” de Agexport a Europa o Asia, pensar en una a lo interno del país suena a que en estos tiempos de crisis, y otros que se avecinan por la renegociación del TLC entre Canadá, México y EE. UU., los actores del comercio internacional, haciendo buena sociedad con el Gobierno, se preparan para fortalecer y “vender” sus servicios logísticos.

De hecho, la administradora de aduanas (SAT-MX) expuso los avances tecnológicos que dicha entidad implementa con el objetivo de eficientar y agilizar el despacho de las mercancías, reducir tiempos en operaciones del comercio y garantizar la seguridad de la información.

A principios del año, SAT inauguró un laboratorio aduanero en dicho puerto, lo que implicó disminuir el tiempo de traslados de muestras a la Ciudad de México de cinco días a tres horas.

Puerto Cortés, en el caribe hondureño, recién inauguró ampliaciones importantes de nuevos muelles y la Dirección de Administración Aduanera ha puesto en funcionamiento una nueva aduana, que cuenta con un moderno laboratorio.

En Guatemala, esfuerzos como las nuevas cámaras frías de Combex son pasos positivos en esa dirección, pero habría que analizar si las mayores puertas de entrada y salida del país —Puerto Quetzal y Santo Tomás— intentan “correr” esta misma carrera.

Ya todos conocemos los problemas de la TCQ para iniciar operaciones. Seguramente existen caminos —apegados al estado de Derecho— para resolverlos en el corto plazo o al menos permitir certeza jurídica para iniciar operaciones. La opción menos correcta sería no darle la prioridad política y técnica que se requiere.

El reloj sigue andando y los países vecinos invirtiendo, agrandando y consolidando sus infraestructuras logísticas. ¿Qué aportes brindan el sector privado, el Gobierno, los medios, la Academia y los centros de pensamiento?