Política

El país no está para privilegios fiscales

Las reducciones planteadas para el presupuesto 2016 carecen de sustento técnico y de aprobarse el proyecto presentado por el Ejecutivo por Q72 mil 430 millones, sería el más bajo en la historia de Guatemala con relación al PIB, y además que el país no está para más privilegios fiscales.

Por Gabriela López

Rolando del Cid Pinillos, exministro de Finanzas, y Enrique Maldonado, economista del Icefi, conversan con los periodistas Jessica Gramajo y Urías Gamarro.
Rolando del Cid Pinillos, exministro de Finanzas, y Enrique Maldonado, economista del Icefi, conversan con los periodistas Jessica Gramajo y Urías Gamarro.

Lo anterior fue externado por Enrique Maldonado, economista y encargado de gestión pública del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), y Rolando del Cid Pinillos, exministro de Finanzas, durante el Diálogo Libre realizado ayer por PrensaLibre.com

¿Está a tiempo el Congreso para hacer una reestructuración en el proyecto del presupuesto a 25 días de vencer el plazo?

Del Cid: Desde la perspectiva de la experiencia que yo tuve de la transición que hubo del gobierno del Partido de la UNE al del Patriota si es factible. El nuevo gobierno con su equipo de transición debería estar trabajando desde ya con los técnicos de Finanzas cuáles deberían ser las perspectivas de transformación de un presupuesto que le permita dar respuesta a sus planes.

¿Considera que la discusión del presupuesto obedece más a lineamientos políticos que técnicos?

Maldonado: El presupuesto es un instrumento técnico, no debería de ser un instrumento político, por ejemplo: la Secretaría General de Planificación identifica cuáles son los proyectos que deben financiarse en el listado geográfico de obras, que no deben ser modificados por el Congreso y si lo hicieran esas reuniones deberían de ser de acceso público a toda la ciudadanía para poder conocer los criterios bajo los cuáles los diputados cambiaran este listado, que es uno de los rubros muy importantes que integra el proyecto de presupuesto.

Es ilógico que el presidente electo se haya comprometido a luchar contra la desnutrición cuándo el pide que el techo presupuestario se reduzca, eso le va impedir cumplir con sus metas de gobierno.

¿Por qué Icefi no se incluyó en la Comisión de Finanzas pese a ser invitados?

Maldonado: Cuándo recibimos la invitación, aceptamos bajo cinco condiciones, la primera de ellas es que todos los diputados señalados con caso de antejuicio se retiraran de la comisión y que esta fuera reconformada según lo manda la Ley del Organismo Legislativo.

Hay un tema muy importante y es el hecho de que no se trata de parchar el presupuesto con pequeñas soluciones. Pero debe haber una agenda de política fiscal para el país a largo plazo.

En ese sentido es muy importante traer a colación el tema de que el país en este momento no esta para más privilegios fiscales cómo los que presentó el Ministerio de Economía, cuando este jamás en toda su historia ha evaluado el impacto de esas prebendas: ni siquiera saben cuántos empleos genera cada una de las empresas que están adscritas a las zonas francas y registradas bajo el régimen de maquila.

¿Qué resultados se podrían tener a corto plazo de las reuniones de transición?

Del Cid: Considero de que si se reorienta el esquema de estrategia de transición es factible llegar a buenos entendidos y es factible llegar a establecer un presupuesto balanceado.

Todos están muy enfocados en la conformación del presupuesto, pero en Guatemala el gran problema es la caja del Estado, el tema del flujo, es un problema bastante serio. La carga tributaria lejos de ir avanzando en función de lo que se ha previsto en la consolidación fiscal que la Junta Monetaria establece en cada uno de sus dictámenes, incluyendo en el de la aprobación de la emisión de bonos para el presupuesto 2016 es que hay que consolidar fiscalmente el país.

¿Qué tan difícil es manejar un presupuesto con varias normas presupuestarias?

Del Cid: El presupuesto debe ser una herramienta flexible porque por eso es un presupuesto, es un supuesto previo a lo que va suceder: son proyecciones, son acciones.

En el presupuesto que a mí me tocó negociar en 2011, fue donde se utilizaron las primeras acciones de control, yo le llamo de control y no candados, en donde se estableció certificados con medida presupuestaria, resultados de disponibilidad financiera en donde no se permitían trasladar de los ministerios importantes en materia social recursos a otros, sino al contrario lo que se buscaba era ordenar el gasto en un período que estaba finalizando.

¿Qué mensaje da Jimmy Morales con el hecho de proponer una rebaja en el presupuesto a Q69 mil millones?

Maldonado: Creo que al presidente electo habría que recordarle que ya el presupuesto con un techo de Q72 mil millones sería el más pequeño de la historia reciente del país —con relación al PIB— Guatemala ha tenido un gasto público cercano al 14.5% y se está llevando al 12.9%.

Debería de revisar quiénes son sus asesores, porque Q65 millones se le reducen a la mortalidad materna, 61 al programa de VIH-sida, 91 millones a la infraestructura en salud, es absurdo decir de que voy a tener un presupuesto más pequeño y alcanzar mis metas.

¿En conclusión cuál es el panorama del presupuesto?

Del Cid: Lo que esperaría es que el Congreso que fue elegido por la ciudadanía responda positivamente a esas demandas.

Maldonado: Nosotros consideramos que la presión ciudadana debe dirigirse al Congreso por una sencilla razón: si el proyecto de presupuesto es aprobado es imperativo que el Congreso tiene que aprobar la Ley de Compras y Contrataciones tal cual fue entregada al pleno.