Vida

Mexicanos rinden emotivo homenaje a Chespirito

Con disfraces de sus inolvidables personajes y entre lágrimas, una multitud de mexicanos despidió ayer a Roberto Gómez Bolaños, Chespirito, en un sobrio homenaje en el emblemático estadio Azteca.

Por POR REDACCIÓN ESPECTÁCULOS

<p>Fanes de Chespirito acuden al Estadio Azteca interpretando a los famosos personajes del comediante (Foto: AFP).<br _mce_bogus="1"></p>
Fanes de Chespirito acuden al Estadio Azteca interpretando a los famosos personajes del comediante (Foto: AFP).

CIUDAD DE MÉXICO- Las gradas del estadio se poblaron de miles de niños, adultos y ancianos que recibieron de pie y con gritos de "¡Chespirito, Chespirito!" la entrada en la cancha del féretro del popular comediante, fallecido el viernes, a los 85 años.

Gómez Bolaños, más conocido como Chespirito y creador de innumerables personajes infantiles que marcaron a varias generaciones de latinoamericanos, falleció el viernes a los 85 años en su casa de Cancún, en el sur del país.

El féretro con los restos mortales de Gómez Bolaños arribó al estadio después de un recorrido de unas dos horas por avenidas de Ciudad de México llenas de admiradores que le ovacionaron.

El ataúd, protegido en una vitrina de cristal, fue trasladado en una carroza roja en la que estuvo flanqueado por figuras del Chavo del ocho, acompañado del barril en el que dormía, y del Chapulín colorado con un gran corazón.

En otro vehículo del cortejo, que avanzó resguardado por motos de la policía, viajaba su viuda, Florinda Meza, estrella de sus míticas series, que hacía gestos de agradecimiento por el cariño popular.

En el estadio aguardaban decenas de miles de niños y adultos, muchos de ellos con las clásicas antenas amarillas y rojas del Chapulín colorado, otros con la playera y el corazón amarillo de este torpe y bienintencionado superhéroe o con la característica gorra y tirantes del Chavo del ocho.

Participar de esta despedida “es una forma de agradecer a Chespirito por todos estos años que nos hizo reír” , dijo a la AFP Eduardo de la Borbolla, luciendo un gorro rojo con el símbolo del Chapulín colorado.

“Era como un hermano, como un tío, como un padre...Por eso venimos aquí para despedirnos de él” , coincidía Esteban Chávez mientras se formaba en la entrada del colosal estadio, que puede albergar a más de 105.000 personas.

El ataúd, protegido con una cubierta transparente, fue trasladado en una carroza roja, flanqueado por figuras del Chavo del Ocho acompañado del barril donde dormía y del Chapulín Colorado con un gran corazón.

Al llegar el féretro con los restos de Gómez Bolaños a bordo de una carroza, alrededor de 40 mil asistentes rompieron en aplausos y gritos de “Se ve, se siente, el Chavo está presente”.

Al ataúd fue colocado en una enorme carpa en la cancha ante una cruz y dos grandes fotografías del actor. Su viuda, la también actriz Florinda Meza, se aproximó para depositar flores junto al féretro, no sin antes elevarlas en señal de agradecimiento al público.

Vestida de negro, Florinda Meza —segunda esposa de Gómez Bolaños y figura de sus series— ocupó un lugar reservado frente al escenario junto a los seis hijos del actor, quienes vestían camisetas rojas con el característico corazón amarillo del Chapulín Colorado.

Luego se celebró una misa dedicada al también guionista, dramaturgo, director y productor de televisión. Al finalizar, un gran número de niños vestidos del Chapulín Colorado, uno de los más famosos personajes interpretado por Gómez Bolaños, siguieron al cortejo fúnebre hacia la salida, mientras las personas que aún quedataban en el estadio le daban el último adiós.

Ya con pocas personas en el recinto, Florinda Meza liberó una paloma blanca, mientras el público restante se marchaba del estadio, a eso de las 16 horas.

El coloso de Santa Úrsula, como también de conoce al estadio, se vistió de gala para dar el último adiós al aficionado más célebre del club local América.

Las águilas del América fueron el equipo de los amores de Chespirito, quien dejó materializada su pasión por el equipo en películas como El Chanfle.

El homenaje de este domingo es el segundo que se le hace en la casa del América a Chespirito.

Este sábado, en el partido en que los “azul cremas” avanzaron a las semifinales del torneo local tras vencer por un gol a los Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se dio un primer reconocimiento a Gómez Bolaños.

Durante el encuentro, un gran cartel recordó al comediante y al minuto ocho del encuentro se proyectaron imágenes de Chespirito.

Hasta el momento, aún no se han dado detalles sobre el sepelio del artista.

EMOTIVO ADIÓS

Los restos de Gómez Bolaños fueron trasladados el sábado de Cancún a la capital mexicana, donde el comediante nació y vivió hasta 2009, y fueron velados en las instalaciones de Televisa, la empresa con la que trabajó durante cuatro décadas.

Al llegar el féretro al estadio, alrededor de 40 mil asistentes reunidos rompieron en aplausos y gritos de “Se ve, se siente, el Chavo está presente”.

Un coro de niños interpretó una canción que decía: “Chespirito, siempre en mi corazón sigues vivo, el alma me llenas de alegría, eres parte de mi vida, gracias por siempre”.

Algunos admiradores se acercaron a su casa de Cancún a despedirle y a alguna de las calles por las que pasó el sábado el cortejo fúnebre, pero será el domingo al mediodía cuando tenga lugar la despedida masiva.

A través de la cuenta de Twitter oficial del artista, @ChespiritoRGB, la familia agradeció el sábado las muestras de cariño expresadas sobre todo a través de las redes sociales.

“En nombre de la familia, gracias por tanto amor. Los esperamos mañana en el Estadio Azteca a partir de las 12, para despedirlo. Los Gómez” , decía el mensaje.

Al finalizar la eucaristía, mariachis interpretaron Las golondrinas, y un gran número de niños vestidos del Chapulín Colorado y del Chavo, cantando y vitoreando, siguieron el cortejo fúnebre hasta la salida.

Hasta anoche no se había informado a dónde será trasladado el ataúd, ni la hora o lugar del sepelio. En Twitter, Florinda Meza dio conocer su deseo: “Quiero enterrar a Roberto con el traje que se merece, el del Chavo del Ocho. Si me lo permiten, lo haré. Dame fuerzas, Dios”.

Con información de agencias AP, EFE y AFP