Fútbol Internacional

Escuela de Messi en Argentina se convirtió en cine para ver al crack

El patio se convirtió en cine y el recreo fue largo y de película. Unos 400 niños de la escuela primaria a la que asistió Lionel Messi en Rosario fueron el jueves espectadores privilegiados del estreno en Argentina de “Messi, la película”, del español Alex de la Iglesia.

Por Buenos Aires/AFP

Los niños de la escuela de Messi disfrutaron de la Premier de la Pelicula. (Foto Prensa Libre: AFP)
Los niños de la escuela de Messi disfrutaron de la Premier de la Pelicula. (Foto Prensa Libre: AFP)

Con el celeste y blanco como colores preponderantes, una aficionada fiel e incondicional de niños de entre 4 y 12 años presenciaron en el mismo lugar donde Messi se aburría con las tareas y se divertía jugando a la pelota, una biografía del chico nacido el 24 de junio de 1987 en esta ciudad de 1,2 millones de personas.

“Olé, olé, olé. olé, Messi, Messi”, gritaba un pequeño grupo de alumnos en una esquina del patio. Adelante, en primera fila, una niña de preescolar lucía orgullosa la camiseta albiceleste con, por supuesto, el nombre de Messi en la espalda.

Hubo aplausos y ovaciones cuando aparecieron en la pantalla gigante imágenes de esta pequeña escuela, susurros cuando reconocieron algún actor del barrio y no faltaron las maestras que rieron sonrojadas al verse como estrellas en este trabajo de una hora y 33 minutos que mezcla ficción con escenas documentales.

“Lionel es un iluminado que pasó necesidades de salud y económicas en su infancia, pero a quien luego la vida le dio un vuelco. El es muy solidario, como lo demuestra a través del trabajo de su Fundación”, explicó María del Carmen Godoy, quien fue su maestra de música.

La función fue organizada en el patio central de la escuela pública General Las Heras, donde el deportista cursó sus estudios primarios, en un barrio de clase media trabajadora, con casas bajas, pequeñas calles sin salida y canchas improvisadas de futbol a la vuelta de la esquina.

Messi.jpg

Las maestras que dieron las primeras lecciones al futbolista recuerdan a su alumno más famoso y a su familia con precisión. “Solía llegar tarde a clase porque se quedaba jugando con la pelotita. Y también rompía alguna planta a pelotazos a veces”, recordó Godoy.

El film dirigido por Alex de la Iglesia, con guión del exjugador argentino Jorge Valdano, escritor y periodista, que se vio en salas europeas a principios de este año, formó parte de la programación del Festival Latinoamericano de Video que cada año organiza la municipalidad de Rosario, 300 km al norte de Buenos Aires.

De grande quiero ser La Pulga

Tras disfrutar este particular día de clases, nada mejor que seguirlo con un mundano debate sobre todo lo que todos dicen saber o conocer de primera mano del exalumno y el exvecino más internacional de Rosario.

  • La película se exhibió a cuatro días del clásico que mantiene en vilo a la ciudad entre Newells, el club donde se inició Messi, y Rosario Central, cuna Angel Di María (PSG francés), uno de los duelos más populares de Argentina.

Algunos indicaron que ninguno de los Messi pudo asistir a la función del jueves porque están en Barcelona a la espera de la pronta llegada del segundo hijo de La Pulga con su pareja Antonella Roccuzzo.

Andrea Camardo, vecina de Las Heras y exalumna de la escuela, dijo que Lionel es no sólo un gran futbolista sino también y sobre todo “una persona humilde que mantiene el bajo perfil”.

“Esa cualidad en alguien tan famoso y mediático como él me parece casi más valorable que sus habilidades como futbolista”, aseguró.

Las docentes recordaron las dos visitas de Messi a la escuela, ya como jugador del Barcelona, en los años 2005 y 2006. “El había salido campeón del mundo con el seleccionado sub 20 de Argentina. Vino y recorrió cada salón, no dejó a ningún chico sin su autógrafo”, contó Andrea Sosa.

Tal como advirtieron las maestras sobre sus alumnos de hoy, la mayoría transmite una mezcla de admiración y orgullo cuando se enteran de que Lionel fue estudiante en los mismos salones a los que ellos concurren.

Lautaro, quien cursa cuarto grado en la escuela, también juega al futbol en el club Grandoli en la categoría 95: “Messi es mejor que Diego Maradona y mejor que todos. Es buenísimo venir a la misma escuela que él”, dijo inflado.

Joaquín, también de 10 años, se manifestó contento de poder ver la película antes que cualquier otro rosarino.

El barrio Las Heras, en el extremo sur de Rosario, es el lugar en el mundo de la familia Messi. Allí mantienen su casa familiar, a unos 300 metros de la escuela. Allí está también el Grandoli, donde Lionel comenzó a jugar a la pelota de la mano de su abuela Celia Cuccittini.

Desde el mes pasado un mural exterior de la escuela agigantó a un Messi que grita un gol con la camiseta argentina. A pocas cuadras de allí, una pintada afirma a quien quiera leer: “Tu barrio te espera, campeón”.