Deporte Nacional

Esfuerzo dorado de Charles Fernández en Panamericanos

“Es increíble, de a poco voy sintiendo lo que es clasificar a los Olímpicos”, expresó emotivamente el pentatleta Charles Fernández, quien tras haber conseguido el oro en los Panamericanos de Toronto 2015 ve consumado su máximo sueño: asistir a unos Juegos Olímpicos.

Por Marcela Morales

Charles Fernández se colgó el oro en los Juegos Panamericanos. (Foto Prensa Libre: Carlos Vicente)
Charles Fernández se colgó el oro en los Juegos Panamericanos. (Foto Prensa Libre: Carlos Vicente)

Para Fernández, el sueño de Río 2016 era el más alto a conseguir y por el cual ha vivido los últimos seis años, por lo que asegura que el sentimiento que vive es algo “indescriptible”, pero que lo llena de orgullo.

Charles viajó a Toronto, consciente de su capacidad y enfocado en dejar todo en cada disciplina; sin embargo, la medalla de oro no era algo que fuera parte de los planes, por lo que el momento en el que Fernández se percató de que podía tener la presea fue en lo último de la competencia, “Me di cuenta en los últimos dos metros”, recuerda y sonríe.

La emoción que vivió en ese momento fue lo que le terminó de dar los ánimos necesarios. “Creí que ya lo había perdido y me dije: bueno, ya está, me quedo con la plata; pero en ese momento volví a pensar y le pedí la fuerza a Dios y Él me las dio”, resaltó.

Alivio

Tras cruzar la meta, una sensación invadió a Charles: alivio y los años de preparación se redujeron a un día de competencia. “Fue un sentimiento de ¡terminé! Ese día lo estuve esperando por los últimos seis años y Dios quiso que tuviera la medalla”, refiere el atleta.

Después de pasar por distintas vivencias, Fernández reconoce que fue en 2012 cuando tomó la mejor decisión que podía: dedicarse por completo al Pentatlón Moderno. Eso le ha incluido pasar tiempo lejos de su familia y una escaza vida social, ya que para él no hay margen de error para dar el cien por ciento, un 90 por ciento no es suficiente.

Ahora, para Charles las aguas no se calmarán porque el chip de Río toma su lugar, aunque antes deberá enfrentar la Copa del Mundo Júnior —su categoría—, en México, la cual se disputará del 2 al 8 de agosto, y será tras esto que tome unos días de respiro y ya comience con su preparación para Río 2016. “La gente podrá esperar que dé todo de mí para esos Juegos”, expuso.