29/11/12 - 00:00 Navidad 2012

Cipecadi, un hogar muy especial

Ayudar a niños y adolescentes con necesidades especiales es la razón por la que surgió el Centro de Inclusión para Personas con Capacidades Diferentes (Cipecadi), luego de que sus fundadores efectuaran voluntariado por varios años para atender a ese sector de la población.

El lugar está ubicado en San Isidro 1, lote B21, Jocotenango, Sacatepéquez, y atiende a 65 niños y jóvenes, en su mayoría provenientes de familias de escasos recursos de Ciudad Vieja, San Miguel Dueñas, Pastores, Antigua Guatemala, Jocotenango, Chimaltenango, Parramos y Mixco.

VIDEO  - Mira la obra del hogar reflejada en la sonrisa de los niños

Esta es una de las tres casas hogar que este matutino visitó para conocer las historias de sus huéspedes, a quienes se les llevará una posada a fin de compartir el espíritu navideño. A partir del 1 de diciembre se podrá elegir por internet la institución que recibirá la posada, por medio de “Me gusta”. A las otras dos llegará el show de Leo. Se votará durante el especial Una época para..., de www.prensalibre.com.

labor constante

La directora de Cipecadi, Irene Ordóñez, indica que la entidad empezó en el 2008, con la intención de promover una mejor calidad de vida a personas especiales, por lo que ahora brindan terapias con un enfoque educativo a niños con Síndrome de Down, autismo, problemas de aprendizaje y conductivo, parálisis cerebral y problemas emocionales.

“Uno de los objetivos es prevenir la discapacidad con campañas de prevención, concienciación y promover el respeto a la diversidad”, asegura Ordóñez.

Algunas historias

Uno de los adolescentes que se encuentra en el centro es Luis Pedro Pérez, de 16 años, quien padece microcefalia y, según su padre, Luis Pérez, la situación ha sido difícil, pues con anterioridad lo llevaban a terapia a Chimaltenango, pero tuvieron problemas para transportarse. Sin embargo, en Cipecadi han encontrado un alivio.

Marta Olivia Chajón también se siente agradecida con la casa hogar, cuyos voluntarios atienden a su hija Paola Patricia, 14, quien tiene parálisis cerebral a raíz de una fiebre que padeció a los 6 meses de edad. Con su venta de tortillas, Chajón y su hija subsisten.

“Cipecadi nos ayuda bastante. Mi hija ya logra diferenciar los colores, ha podido mover las manos, reconocer a las personas y empezó a hablar bien. Esto es gracias a las personas que colaboran aquí y a Dios, que nos ha ayudado al estar con ella día y noche”, expresa Chajón.

POR WáLTER SACTIC /

Más sobre la entidad

Información sobre Cipecadi: 

La falta de ingresos económicos necesarios, al igual que apoyo por parte de voluntarios para atender a los niños, son algunas de las limitaciones que afrontan.

Los encargados solicitan  colaboración con alimentos, víveres, medicinas y voluntarios, ya que los padres de familia apoyan al centro con  Q25 o Q30; sin embargo,  algunos carecen de recursos.

Contacto del centro: efrevega@yahoo.com.


Herramientas

Relacionadas

Tags