30/11/12 - 00:00 Navidad 2012

Anini, un hogar donde se vive y respira amor

Ástrid tiene 16 años y una sonrisa radiante. No duda en tomar de la mano a todo visitante para hacerlo dar un divertido giro de 360 grados, para simular uno de esos pasos de baile que ha visto por la televisión.

La niña tiene Síndrome de Down y es una de los 66 menores con capacidades especiales que viven en la casa hogar de la Asociación del Niño por el Niño (Anini), lugar donde infantes, adolescentes y hasta adultos reciben cobijo, atención integral y, sobre todo, amor.

Fotogalería - Vea imágenes del hogar Anini

La residencia de Anini es especial no solo porque en ella viven niños con alguna discapacidad, física o mental, sino porque todos los que la habitan fueron abandonados por sus padres biológicos, ya sea que los llevaron al lugar —en el mejor de los casos— o bien los lanzaron a un basurero o los dejaron en una banqueta.

De hecho, una madre amenazó con matar a su hijo, si Anini no lo acogía. Este hogar es uno de los tres que visitará Prensa Libre con una refacción y concursa para ser el lugar de la Posada de Leo.

Pese a las adversidades que afrontan estos pequeños, ellos regalan sonrisas, dan afecto y no dudan en estrechar manos para saludar, y corretean por doquier.

“Queremos contribuir a que estos niños sean felices, a que se sientan en su casa y que sepan que acá se les da amor. Ellos saben que viven entre hermanos y todos se apoyan entre sí”. dice la directora de la institución, Evangelina Domínguez.

Un milagro viviente

La vida de Kevin es un milagro. Él padece de anencefalia —nació sin cerebro, solo con cerebelo—. Los médicos le pronosticaron 15 días de vida, pero a Kevin le acaban de celebrar 2 años de vida. Aunque sus capacidades son muy limitadas, pues solo puede coordinar aquellas actividades necesarias para subsistir, está rodeado de amor.

“Quisimos que viviera los mejores 15 días que le podíamos brindar y sigue aquí entre nosotros, y es un milagro viviente”, expresa Domínguez.

Inserción

Muchos de los residentes de la casa hogar de Anini llegaron en sus primeros años de vida, pero hay jóvenes con ganas de aprender, jugar e incluso trabajar. Juan Gómez tiene 27 años, y su discapacidad mental no le ha impedido encontrar oportunidades laborales. Actualmente trabaja en una empresa como conserje. Lava ventanas, barre y trapea.

Marco Antonio Ordóñez tiene 20 años y es amante del futbol, él sueña con formar parte de la selección nacional. Sofía Alejandra, quien nació con espina bífida, quiere ser secretaria y poder caminar. A todos los anima el hecho de ser y sentirse amados en este lugar.

POR JUAN MANUEL CASTILLO ZAMORA /

Acerca de Anini

La Asociación del Niño por el Niño está ubicada en el kilómetro 29.5 carretera a El Salvador.

Fundación: fue creada en  1985 y logró su legalización cuatro años después.

Atención integral: los 66 niños que residen  en la casa hogar de Anini reciben ayuda psicológica, terapia física, ocupacional y   medicamentos.

Catorce niñeras se encargan de cuidar a los menores, en dos turnos de 48 horas.

Anini cuenta con seis casas, cada una atiende a los pequeños de acuerdo con sus necesidades. Hay una especial para niñas.  

Además, Anini tiene  escuela primaria, donde atiende a 200 niños.

La institución se sostiene con donativos, y no recibe recursos del Gobierno.


Herramientas

Tags