14/02/13 - 18:49 Noticias

El lado bueno de las cosas

El lado bueno de las cosas es el título en español de Silver Linings Playbook, la comedia dramática con ocho postulaciones a los premios Óscar protagonizada por Bradley Cooper y Jennifer Lawrence. La cinta, dirigida por David O. Russell, es una adaptación de la novela homónima de Matthew Quick.

La cinta, que se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Toronto 2012, ha sido favorecida por la crítica, tanto por su producción como por sus excelentes actuaciones, que se completan con interpretaciones de Robert De Niro, Julia Stiles, Chris Tucker y Jackie Weaver.
La película logró una candidatura en cada una de las ternas de actuación de los premios Óscar —Mejor Actor, Mejor Actriz, Mejor Actor Secundario y Mejor Actriz Secundaria—, hazaña que no había sido lograda desde 1983, con Reds.
Además de esas cuatro postulaciones, figuran la de Mejor Película, Mejor Director, Mejor Guion Adaptado y Mejor Montaje.
La protagonista, Jennifer Lawrence, de tan solo 22 años, ganó el Globo de Oro y el Sag Award con su papel destacado en esta cinta.

Sinopsis


Luego de haber pasado ocho meses en una institución psiquiátrica por haber agredido al amante de su mujer, Pat Solitano —Bradley Cooper—, diagnosticado con trastorno bipolar, vuelve a vivir en casa de sus padres —Robert De Niro y Jacki Weaver—.
Al volver, se entera de que su esposa, Nikki, se ha mudado y su padre no tiene trabajo y utiliza el recurso de los juegos de azar para ganar dinero y abrir un restaurante.
Determinado a tener una actitud positiva y recuperar a su exmujer, el mundo de Pat se pone de cabeza cuando conoce a Tiffany —Jennifer Lawrence—, una chica con ciertos problemas y no muy buena fama en el barrio.
A pesar de la mutua desconfianza inicial, entre ellos pronto se desarrollará un vínculo muy especial que los ayudará a encontrar en sus vidas el lado bueno de las cosas.

Curiosidades

David O. Russell considera que reescribió el guión de la cinta al menos 20 veces en cinco años.
El director recibió el libro de Sydney Pollack, antes de que este falleciera, y le dijo que sería difícil porque la historia es emocional y problemática, así como divertida y romántica.
Russell estaba atraído debido a las relaciones familiares, y también por la conexión con su propio hijo, que es bipolar y padece de trastorno obsesivo-compulsivo. La cinta se filmó en 33 días.


Herramientas

Relacionadas

Tags