Escenario

Prohibido envejecer en Hollywood

El temor a envejecer parece ser el móvil de muchas luminarias que constantemente se someten a procedimientos quirúrgicos y estéticos para lucir eternamente jóvenes, aunque los resultados no siempre sean favorecedores y además, arriesguen su salud.

Por POR REDACCIÓN ESPECTÁCULOS

La protagonista de Kill Bill lució muy distinta hace unos días debido, según ella, al maquillaje, pero la causa parecen ser las cirugías. (Foto Prensa Libre: AFP)
La protagonista de Kill Bill lució muy distinta hace unos días debido, según ella, al maquillaje, pero la causa parecen ser las cirugías. (Foto Prensa Libre: AFP)

La reciente aparición de la actriz Uma Thurman en la alfombra roja de su próxima miniserie The Slap dejó boquiabiertos a numerosos medios por el radical cambio de su rostro y desató una serie de rumores de procedimientos quirúrgicos y estéticos en la actriz, algo que tanto su maquillista como ella misma desmintieron días después.

"Supongo que a la gente no le gustó", dijo la actriz ayer en una entrevista en el programa Today de NBC, en el que apareció con el rostro con el que se le conocía. "La mujer tiene que sentirse libre y abierta a poder experimentar con diferentes looks de belleza. Es solo maquillaje, al final del día se lava", dijo Troy Surratt, su maquillista a la revista People.

La actriz durante el Today show en el que acalaró que fue maquillaje. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Sin embargo, el revuelo habla de una cruel realidad que viven muchas actrices en Hollywood, una industria en la cual manda la imagen y en la que las arrugas en el rostro de una mujer son un mal negocio.

|LEA TAMBIÉN: Rostros plásticos|

Thurman, de 44 años, y considerada en 1993 una de las 50 personas más bellas del mundo por la revista People, fue víctima de duras críticas y burlas en internet y en las redes sociales por la aparente drástica transformación.

No está sola

La polémica que suscitó Thurman es similar a la que despertó en octubre del 2014 Renée Zellweger, de 45 años, quien causó gran revuelo tras una gala en Los Ángeles donde dejó ver su "nueva cara", fruto de una vida "diferente, sana y feliz", como ella explicó.

La actriz Renée Zellweger dio mucho de que hablar el año pasado con cambios evidentes en su rostro. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Zellweger no admitió cirugías, aunque medios como CNN aseguraron que la intérprete pasó por el quirófano para pulir su rostro y quitarse de encima unas arrugas.

Presión

El deseo de aparentar menos años puede llegar a ser una obsesión en la meca del cine, donde se tiende a encumbrar a las mujeres de menos de 30 años y convertirlas en símbolos de belleza y éxito para después reemplazarlas por otras más jóvenes.

Demi Moore es una de las actrices de las que se dice que se ha sometido a varios procedimientos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Esto lleva a numerosas actrices a intentar frenar el paso del tiempo con todo tipo de tratamientos —incluidos quirúrgicos—, así como diversidad de dietas con el objetivo de competir con las recién llegadas y mantener así su estatus.

Nicole Kidman, Demi Moore, Courteney Cox, Sandra Bullock, Meg Ryan y Daryl Hannah son algunas de las que aparecen recurrentemente en las listas de actrices con retoques, así como Melannie Griffith, quien en 2012 reconoció que había gente que era cruel con ella, llegándola a llamar "horrible" en Twitter.

Quien fuera uno de los rostros más queridos de Hollywood, el de Meg Ryan, luce diferente hoy en día. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Realidad

Un estudio titulado Age, Gender, and Compensation: A Study of Hollywood Movie Stars, publicado en 2014 por Journal of Management Inquiry, concluyó que los salarios medios de las famosas actrices en Hollywood tocan techo en los 20 años y caen dramáticamente después de que cumplen 34.

En el caso de las estrellas masculinas, los sueldos suben progresivamente y alcanzan su máximo en las cinco décadas.

Entre las actrices más cambiadas está Courteney Cox, quien fuera protagonista de la serie Friends. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Además, a medida que van envejeciendo, las actrices encuentran menos papeles disponibles.

Según el Centro de Estudios de la Mujer en el Cine y la Televisión, de la Universidad de San Diego en California, solo un 12 por ciento de las películas más taquilleras que se estrenaron en 2014 tenían una protagonista femenina. En 2002 el porcentaje era de un 16 por ciento.