Comunitario

Falta de medicinas en el IGSS eleva riesgos

La falta de medicamentos en unidades, hospitales y policlínicas del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) eleva el riesgo de miles de guatemaltecos que padecen diferentes enfermedades o que se recuperan de estas.

Por Manuel Hernández

Los directores de varios hospitales del Seguro Social manifestaron preocupación por el desabastecimiento de medicinas, y señalaron que 20 por ciento de carencias se reporta en las diferentes unidades.

El médico Wálter Linares informó que en la mayoría de unidades hay desabastecimiento debido a una sanción que les impuso la Contraloría General de Cuentas, por la auditoría efectuada en el 2014. En ese informe se ordenaron sanciones por fraccionamiento de medicamentos por varios miles de quetzales.

“Cuando se interpreta la Ley de Contrataciones del Estado como lo hace la Contraloría, se nos dice que solo podemos hacer una compra directa al año, y esto no puede ser así. Nosotros, a veces, compramos el mismo medicamento todos los días porque es muy caro, y una licitación se lleva tres, cuatro, ocho meses y hasta un año, y nosotros debemos atender a los pacientes”, señaló Linares.

El profesional indicó que en septiembre de cada año se planifican las compras para el siguiente.

“Lo que pasa es que no nos alcanza el medicamento. La mayoría de los pacientes que antes podían ir a lo privado, ahora van al Seguro Social. Ustedes pueden ver a pacientes con grandes camionetas y guardaespaldas en las afueras de las unidades del IGSS”, refirió.

Luis Alfredo Torres, director de la unidad periférica de la zona 11, indicó que han publicado a Guatecompras varios concursos y no ha habido oferentes. El único que existe tiene una licencia sanitaria vencida, por lo que no puede dar medicinas.

“Dejamos de atender a los niños, que son el futuro de este país. ¿Cómo pretendemos que haya un cambio, si nosotros no podemos comprar vacunas? En lo interno se pregunta a otras unidades quién nos puede prestar vacunas para resolver este problema. A veces el mismo Ministerio de Salud nos ha prestado vacunas porque no tenemos”, reveló Torres.

En todo el país

Zulma Calderón, jefa de Supervisión Hospitalaria de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), indicó que respecto del desabastecimiento generalizado en todo el país han recibido hasta la fecha 248 denuncias por falta de medicinas.

“Es un tema muy grave. Faltan medicamentos que utilizan pacientes que han sido trasplantados y que de ello depende si el trasplante va a funcionar o no; pacientes que no se les está cumpliendo con la quimioterapia. Hay desabastecimiento en medicamentos para pacientes con VIH, a pesar de que tienen un amparo”, subrayó Calderón.

A este problema del desabastecimiento se suma que no a todas las unidades del Instituto se les ha otorgado el cien por cien de presupuesto, y esto profundiza las dificultades.

“Es una situación complicada, todos los directores de hospitales tienen sanciones por el fraccionamiento; sin embargo, aquí debe prevalecer el derecho de salud y la vida de todos los guatemaltecos y afiliados. Por eso se busca la solución sin violar la ley, para que los pacientes sigan siendo atendidos por el IGSS”, indicó la funcionaria de la PDH.

La sección de Prensa del IGSS informó que la institución trabaja para abastecer los medicamentos por medio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Con este apoyo, se garantizarán los medicamentos a las unidades, pero también la transparencia en los mecanismos de compra. Por último, atribuyó parte del problema a que el proveedor en contrato abierto incumple con la entrega.





Venden medicamentos

El pasado 8 de julio fueron detenidas 21 personas señaladas de que compran y revenden medicamentos del IGSS y del Ministerio de Salud, según determinó el Ministerio Público (MP).

De acuerdo con las pesquisas, los detenidos contactaban a enfermos que llegaban al IGSS a recoger medicamentos, los convencían para que se los vendieran y luego los revendían en las afueras de las clínicas conocidas como Autonomía, ubicadas en la zona 9.

El MP estableció que el producto estaba a la venta en el mercado La Florida, zona 19, y también en la Unidad de Atención al Enfermo Renal Crónico (Unaerc), zona 1 capitalina.