Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

12/09/11 - 11:06 Familia

¿Cómo ayudar a los niños con problemas de lenguaje?

Los problemas de lenguaje en los niños son trastornos que preocupan mucho a los padres. Esto es así, sobre todo, porque estas alteraciones interfieren en las actividades diarias del niño.

También afectan a su relación con los demás. Los retrasos del habla son problemas que los padres pueden ayudar a corregir. También se pueden prevenir potenciando la comunicación del bebé desde el nacimiento, según el sitio elbebe.com.

Educar a un hijo con dificultades en el lenguaje puede resultar una tarea cansada y difícil. Sin embargo, el apoyo hacia nuestro hijo, y conseguir que no se sienta frustrado a pesar de su dificultad, es fundamental.
 
Lo más básico para prevenir dificultades en el lenguaje es potenciarlo. Desde recién nacidos es importante que les hablemos de una forma clara, con un tono de voz serena y amorosa y, sobre todo, que les cantemos.
 
El ritmo, la cadencia, la sonoridad, son características del habla a las que los bebés son muy sensibles. Por eso, a pesar de no comprender intelectualmente aquello que decimos, son capaces de captar estados de ánimo y significado de ciertas situaciones. Junto a las canciones y nanas, es interesante recitar pequeños poemas o rimas cuando estemos jugando con ellos o a la hora del baño, en los viajes en el carro.
 
Una vez que ha quedado claro que el niño tiene alguna dificultad, es imprescindible no dar por hecho lo que a esa edad tendría que estar haciendo nuestro hijo. Es decir, no ser demasiado exigentes con él ni angustiarnos porque vemos que no habla. Parece que la ansiedad interfiere mucho con estos trastornos y en el caso del tartamudeo la alta exigencia de los padres se baraja incluso como factor causal.
 
Lo mejor que podemos hacer es ponernos a su nivel, tratar de entender lo que nos comunica, darle las palabras que no le "salen". No es necesario pedirle que repita una palabra cada vez que no la pronuncia bien, ni hacer que no le entendemos porque no lo dice como debería pero los niños se benefician si nosotros pronunciamos bien y de forma marcada, aquello que les cuesta. Hay que dejar que se expresen aunque tarden o se paren, tener paciencia para escucharles y cariñosamente ayudarles a terminar la frase o pronunciar la palabra si se bloquean.
 
En casos en los que no hay ningún tipo de lenguaje (es decir, una disfasia) es importante estar atentos a sus maneras de comunicar, qué gestos utilizan, qué nos quieren transmitir y podemos poner en práctica el uso de gestos de apoyo a los sonidos que les cuestan (por ejemplo, dar una palmada cada vez que quieren pronunciar "p")
 
Cuando un niño empieza a hablar no lo hace de la nada sino que su cuerpo, en especial su boca, ha ido desarrollando una serie de prerrequisitos que posibilitan que hable: una buena respiración, un reflejo de succión fuerte y una adecuada masticación y deglución. Por eso, el lenguaje de los pequeños se beneficia de realizar ejercicios de respiración, es decir, que aprendan a respirar por la nariz, de manera profunda, cerrando la boca, de una forma rítmica.
 
Para trabajar la fuerza de la lengua y toda la musculatura bucal es importante saber sorber con pajita, hacer pedorretas, hacer gárgaras, chasquear la lengua, soplar o silbar. Por último, observar que los niños mastican bien, con calma y tragan adecuadamente lo que tienen en la boca. Todos estos ejercicios potencian sus capacidades lingüísticas.
 
Aún así, si observamos que el lenguaje del niño no es adecuado para su edad y pese a ir retrasado no muestra avances, ni siquiera lentos, es importante consultar con un especialista que pueda dar un diagnóstico adecuado y orientarnos en el tratamiento específico.


Más noticias de Familia

Herramientas

Tags

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.