Política

Brecha fiscal supera los Q2 mil millones

El agujero fiscal superó los Q2 mil 255 millones durante el primer semestre del año, reportó ayer la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

Por Urías Gamarro

La SAT no ha logrado llegar a las metas de recaudación en los últimos tres años. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La SAT no ha logrado llegar a las metas de recaudación en los últimos tres años. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Durante los primeros seis meses del año, la recaudación fue de Q24 mil 492.6 millones por debajo de la meta proyectada a principios de año, de Q26 mil 748.4 millones.

Eso significa que, por sexto mes consecutivo, la SAT no logra alcanzar las metas mensuales de cobro de tributos.

Creciente diferencia

La brecha en enero fue de Q15.3 millones, de Q96.4 millones en febrero y de Q477 millones en marzo.

En abril, el monto no recaudado ascendió a Q659 millones; en mayo, Q649.4 millones, y en junio, Q358.6 millones.

Eso quiere decir que la brecha se acentuó en abril y mayo, semanas después de que saliera a luz el caso de la red de defraudación que operaba en el servicio aduanero, descubierto por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y el Ministerio Público.

Además, la SAT no ha podido recaudar Q598.9 millones por el cobro de un impuesto de Q5 a la telefonía, dado que está suspendido temporalmente por la Corte de Constitucionalidad.

El monto del recaudo equivale al 44.7% de la proyección de recaudación prevista para este año, de Q54 mil 701 millones.

No obstante, la Comisión Técnica de Finanzas anticipa un cierre de Q50 mil 424.1 millones, también inferior a la proyección inicial.

Dorval Carías, ministro de Finanzas, informó que la reducción en los ingresos fiscales está relacionada con la variación de los precios internacionales de los derivados del petróleo y la captación del impuesto sobre la renta (ISR).

Carías indicó que uno de los problemas que origina la baja recaudación es la contención —recortes— del gasto para financiar programas estatales, en la misma cantidad que la SAT no ha logrado captar.