Cada falsa emergencia puede costar una vida

“¿Aló, bomberos? Hay un accidente de tránsito que dejó varios heridos en la cabecera. ¡Es urgente que vengan!” Esta es una de las más de 50 falsas alertas que reciben al mes las entidades de socorro en la provincia y que en la temporada de fin de año se incrementan, lo que genera pérdida de tiempo y recursos.

Por Corresponsales / Provincia

Bomberos voluntarios de San Benito, Petén, han recibido más de dos mil 500 falsas alarmas en lo que va del año. Derecha, socorristas de la estación de La Libertad preparan equipo para atender una emergencia.
Bomberos voluntarios de San Benito, Petén, han recibido más de dos mil 500 falsas alarmas en lo que va del año. Derecha, socorristas de la estación de La Libertad preparan equipo para atender una emergencia.

Henry Palacios, vocero de la 17 compañía de Bomberos Voluntarios, en Huehuetenango, explicó que en octubre, noviembre y diciembre reciben unas 35 falsas alarmas diarias, la mayoría realizadas por menores, quienes piden auxilio por accidentes viales, laborales, incendios o emergencias médicas.

Palacios explicó que en la mayoría de los casos hacen una verificación de las llamadas, pero cuando se trata de un incendio desplazan unidades al lugar, lo cual representa pérdidas económicas.

“Para acudir a una falsa emergencia de incendio invierten hasta Q500 en combustible para una motobomba, un camión de abastecimiento y una ambulancia. Esta situación es preocupante porque además de que ponemos en riesgo nuestra vida, gastamos los limitados recursos que tenemos y que podrían servir para cubrir verdaderas urgencias”, expresó.

Palacios recomendó a padres de familia vigilar a sus hijos, pues según experiencia de años anteriores, cada vez que los estudiantes salen de vacaciones aumenta ese problema.

Isabel Tancar, socorrista de la 21 compañía de Bomberos Voluntarios en Chimaltenango, señaló que en noviembre y diciembre reciben hasta 300 llamadas de falsas alarmas al mes, el 95 por ciento de niños y adolescentes.



Socorristas de la estación de La Libertad, Petén,  preparan equipo para atender una emergencia.
Socorristas de la estación de La Libertad, Petén, preparan equipo para atender una emergencia.


Recuerda que hace un tiempo, por una falsa alerta una ambulancia se accidentó y dejó a varios socorristas lesionados en la cabecera.

“Los socorristas estamos para ayudar a la sociedad en cualquier emergencia, pero también solicitamos que no hagan bromas que solo representan pérdida de tiempo y gastos innecesarios, pues se movilizan unidades a lugares en donde supuestamente ocurre una emergencia”, agregó Tancar.

Cecilio Chacaj, vocero de la estación central de los Bomberos Municipales Departamentales (BMD), estima que al mes reciben al menos 150 llamadas falsas.

Manifestó que en muchas ocasiones dejan de atender las verdaderas urgencias por una emergencia falsa.

“Es necesario que los adultos fomenten en los menores el uso adecuado y responsable del teléfono”, resaltó Chacaj.

Aumento

Noel Miranda, vocero de la 57 compañía de Bomberos Voluntarios, en San Benito, Petén, manifestó que de enero a la fecha han recibido dos mil 530 falsas alarmas, es decir 280 llamadas al mes.

Atender esas falsas emergencias les ha representado la pérdida de más de 80 galones de combustible, además del desgaste en piezas de los vehículos y pérdida de tiempo, dijo.

“La mayoría de las llamadas provienen de las áreas urbanas de San Andrés y Santa Ana, donde se tiene que recorrer hasta 80 kilómetros para llegar a cubrir las supuestas emergencias”, agregó.

Rigoberto Escalante, oficial de la estación de los Bomberos Voluntarios en Cuilapa, Santa Rosa, lamentó que tanto niños como adultos hagan ese tipo de llamadas, especialmente en vísperas de las fiestas de fin de año.

“Al mes recibimos entre 30 y 40 llamadas falsas, la mayoría los fines de semana en la tarde y en la noche”, comentó.

Video publicado en mayo de este año

Consecuencias de llamadas falsas