Chimaltenango

En enero murieron 31 bebés en hospital de Chimaltenango

El poco acceso a los servicios de salud, mala alimentación, machismo y falta de educación son los principales factores que aumentan el riesgo en la mortalidad de recién nacidos en Chimaltenango.

Por José Rosales

La mayoría de bebés son internados por problemas respiratorios en el centro asistencial. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).
La mayoría de bebés son internados por problemas respiratorios en el centro asistencial. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Según estadísticas del hospital nacional de la cabecera, 31 recién nacidos —23 niños y ocho niñas— murieron en enero último, seis más que en el mismo período del 2016, cuando se registraron 17 casos.

Claudia Betancourt, directora del centro asistencial, indicó que las principales causas de mortalidad fueron sepsis neonatal, prematurez, hemorragia tardía, bronconeumonía neonatal, asfixia perinatal, hipertensión pulmonar, septicemia y síndrome de aspiración de meconio.

“Entre los factores que influyen en los decesos de bebés se incluye la mala alimentación, poco acceso a la salud y control médico. Además, que muchas primigestas —mamás primerizas— son manipuladas por comadronas”, agregó Betancourt.

Angélica Xinico, facilitadora del Observatorio en Salud Sexual y Reproductiva (Osar), dijo que debido a la pobreza la mayoría de embarazadas no se alimentan de manera correcta y padecen desnutrición, lo cual genera complicaciones en el parto y para el neonato.

Más acciones

“Es necesario que las autoridades de Salud implementen más acciones para concienzar a las mujeres sobre la importancia de vitaminarse y llevar los controles durante la gestación”, expresó.

Ana Saput, presidenta de la Asociación de Comadronas en Chimaltenango, dijo que la poca escolaridad, especialmente en el área rural y el machismo son factores que limitan a las mujeres el acceso a la salud.

“Las autoridades nos responsabilizan de la mayoría de muertes que se registran en los hospitales, porque indican que manipulamos el vientre de las embarazadas, cuando ellos también son responsables al no atender en el momento y tiempo adecuado”, agregó.

Yesenia Coc, madre de familia, relató que hace tres años su primer bebé falleció a las tres semanas de haber nacido.

“Debido a la falta de recursos no asistí a recibir control prenatal ni tomé prenatales, ni ácido fólico, por lo que mi bebé sufrió inmadurez pulmonar”, manifestó.

“En el área rural las mujeres nos vemos limitadas. Los hombres prefieren que una comadrona nos atienda y no un médico, pues aseguran que invaden la privacidad. Hay comunidades en las cuales las mujeres no pueden tomar decisiones”, expresó.

Para Teresa Martín, lideresa comunitaria, es urgente que las autoridades mejoren la atención en hospitales.

Comentó que la mayoría de comadronas ya no se comprometen con las primigestas, por los riesgos que tienen y las transfieren a hospitales, pero aseguran que el problema es que los médicos no prestan la atención debida.

“Muchas mujeres que han perdido a sus bebés ha sido porque no llevan sus controles y no saben si existe un riesgo. Además, no se alimentan bien, pues prefieren comida chatarra”, añadió.



El machismo y el poco acceso a la salud complica el embarazo de las mujeres en el área rural. (Foto Prensa Libre: José Rosales).
El machismo y el poco acceso a la salud complica el embarazo de las mujeres en el área rural. (Foto Prensa Libre: José Rosales).


Es importante el control

Israel Cahuec, representante de la dirección del área de Salud, dijo que para disminuir las muertes de neonatos es importante que las embarazadas lleven el control, especialmente en el primer trimestre, pues lamentablemente solo se realizan un chequeo en los últimos días cercanos al parto.

Falta de servicios

Marilyn Pellecer, abogada de la Asociación Generando Equidad Liderazgo y Oportunidad (Asogen) en Chimaltenango, comentó que como consecuencia del machismo   que impera, especialmente en el área rural, hay muchas mujeres   embarazadas que fueron abusadas sexualmente y cuyas parejas les impiden que   reciban control prenatal y sean atendidas por personal capacitado.

Refirió que otro de los factores es que debido a la corta edad de las madres, pobreza y   la falta de educación no reciben atención médica.

“Es responsabilidad del Estado concienzar a las parejas y contribuir a prevenir las muertes de neonatos”, manifestó.