Inhuman restos de exalcalde de Santa Cruz Balanyá

Unos mil pobladores de Santa Cruz Balanyá, Chimaltenango, acompañaron la tarde de este domingo el sepelio de Raimundo Juárez, de 58 años, exalcalde de esa localidad, quien falleció ayer al ser arrollado cuando conducía en una bicicleta.

Por José Rosales / Santa Cruz Balanyá

Vecinos de  Santa Cruz Balanyá, Chimaltenango, acompañan a familiares del exalcalde Raimundo Juárez, en su cortejo fúnebre. (Foto Prensa Libre: José Rosales)
Vecinos de Santa Cruz Balanyá, Chimaltenango, acompañan a familiares del exalcalde Raimundo Juárez, en su cortejo fúnebre. (Foto Prensa Libre: José Rosales)

El exfuncionario practicaba el ciclismo los fines de semana desde hace varios años, y la mañana del sábado junto a unos 35 pedalistas se dirigían hacia Puerto San José, Escuintla, cuando en el km 70 de Patzicia, Chimaltenango, un vehículo lo embistió y le provocó la muerte.

Algunos pobladores de ese municipio comentaron que la labor que desempeñó el exalcalde durante 16 años de gestión fue favorable, por lo que acompañaron a los familiares a la velación.

“El desarrollo que hay en Santa Cruz Balanyá se debe a Juárez, ya que la carretera de ingreso no se hubiera construido sin su gestión, además trajo agua y adoquinamiento a las calles”, manifestó Francisco Sequen, vecino.

A las 14 horas de este domingo la carroza fúnebre salió del domicilio de Juárez, ubicado en el cantón La Independencia y se dirigió a la iglesia centroamericana Filadelfia, donde se ofició un servicio, luego fue trasladado al cementerio de la localidad.

Irma Yolanda Juárez Martin, hija del fallecido, dijo a los asistentes que su padre fue muy temeroso de Dios y que trató de demostrarlo al frente de su labor como alcalde.

“Mi padre fue muy colaborador con muchos vecinos de este municipio, un reflejo de ello es la cantidad de personas que hoy lo acompañan”, aseguró Juárez Martin.

El cortejo culminó a las 17 horas, cuando el féretro ingresó al campo santo y los familiares y amigos del exalcalde le dieron el último adiós.