Retrocede desarrollo de Pochuta por pugna

Luego de haber permanecido fuera de la sede municipal durante tres años y seis días, el alcalde de San Miguel Pochuta, Chimaltenango, Benjamín Vásquez, retomó la comuna en septiembre del año pasado, y ahora busca que su pueblo vuelva a la senda del desarrollo, estancado por falta de obras y servicios, debido a que opositores mantuvieron tomada la municipalidad.

Por O. Méndez y L. Sión / Chimaltenango

Archivado en:

Chimaltenango Pochuta
la sede de la Municipalidad fue reconstruida luego de que fuera quemada en el 2011.
la sede de la Municipalidad fue reconstruida luego de que fuera quemada en el 2011.

Después de que Vásquez resultó reelecto el 11 de septiembre del 2011, no pudo retornar a su oficina, en la sede municipal, al día siguiente, ya que vecinos descontentos tomaron y quemaron el lugar y obstaculizaron su regreso.

Luego de la destrucción de la comuna, los inconformes con la reelección se organizaron en grupos para evitar que las autoridades recuperaran el edificio, y acusaron a Vásquez de peculado, malversación de fondos, obras sobrevaloradas y nepotismo, y, según uno de sus opositores, “por acarreo de gente de otras partes para que vinieran a votar por él”.

Las autoridades efectuaron operativos para retomar la sede edil, pero no lo lograron. “El Ayuntamiento fue recuperado por civiles que sorprendieron a los inconformes y tomaron las instalaciones para que el orden regresara”, expuso Vásquez.

Sin embargo, la Comisión Presidencial Nacional de Diálogo preparó el terreno, pues sirvió de enlace para reconciliar a las partes, y se firmó un acuerdo entre los grupos en disputa.

La calma retornó a Pochuta, pero Vásquez indicó que el crecimiento económico retrocedió. “La tasa de empleo vino en descenso, la delincuencia encontró terreno fértil y los servicios municipales estaban deteriorados”, señaló.

Lea la nota completa en la edición impresa de Prensa Libre o adquíérala aquí.