Repunte de crímenes mantiene atemorizados a pobladores de Chimaltenango

Vecinos de la cabecera de Chimaltenango exigen a las autoridades correspondientes la implementación de un plan de seguridad para contrarrestar el repunte de los crímenes.

Por la Redacción / Chimaltenango

Cadáver degollado de mujer es hallado en sector de finca San Fernando, cabecera de Chimaltenango. (Foto Prensa Libre: Víctor Gómez)
Cadáver degollado de mujer es hallado en sector de finca San Fernando, cabecera de Chimaltenango. (Foto Prensa Libre: Víctor Gómez)

En  la finca San Fernando, de la aldea Buena Vista, Sector Sur,  agricultores hallaron ayer el cadáver degollado  de una mujer de unos   25 años. Vestía pantalón de lona y blusa celestes, y  tenis grises. Los victimarios  dejaron un pedazo de cartulina  debajo de uno de los pies de la fémina, donde se lee: “Paro 18 visto  paro 18 muerto  p...”.

En una de las calles de la colonia El Vergel, en un ataque armado ocurrido el 2 de octubre  fueron ultimados dos jóvenes, donde resultaron cuatro personas heridas.

Los días  13 y 17 últimos murieron baleados dos hombres, uno en el km 54.5 ruta Interamericana, entrada al parque central de la cabecera,   y el otro en la parada de buses en el km 49 de la misma ruta, aldea San Miguel Morazán, El Tejar. Ambas  víctimas se dedicaban a subir pasajeros en  autobuses extraurbanos.

El 20 y 21, individuos  dieron muerte a balazos  a cuatro personas, entre ellas dos mujeres, en dos hechos distintos  dentro de autobuses extraurbanos. El primer caso ocurrió en la aldea Buena Vista y el segundo  en la colonia El Socobal.

De acuerdo con estadísticas  del Instituto Nacional de Ciencias Forenses solamente en septiembre último murieron 15 personas por heridas de bala y en lo que va de este mes ya suman 12, entre ellas cuatro mujeres.

Pandillas

Algunos pobladores consultados acerca del repunte de la violencia creen que todo empezó desde el 23 de septiembre,  cuando se supo de la rivalidad de  dos grupos pandilleros que se iban a enfrentar por la disputa de territorio.

Rogelio Pérez, vecino, puntualizó que esa situación causó que un 90 por ciento de los comercios y establecimientos educativos no trabajaran con normalidad. “También nos quedamos un mes sin servicio de   mototaxis por las extorsiones”, refirió.

El comerciante Juan Méndez  dio a conocer  que en los últimos días las ventas han disminuido. “Una de la razones es porque las personas no vienen al mercado debido a la inseguridad que se vive a toda hora del día”.

Juana Ortiz, madre de familia, expresó que desde el mes pasado cuando se escuchó el rumor del enfrentamiento entre pandilleros, los estudiantes de  centros educativos salen más temprano.

“La mayoría de vecinos vivimos con temor  y nos encomendamos a Dios cuando vamos a nuestros trabajos, de  compras o a hacer gestiones personales”, expresó  Ortiz.

Maynor Mejía, gobernador departamental, manifestó que desde el día en que se escucharon los rumores del enfrentamiento entre pandilleros se llevaron a cabo varias reuniones con  altos mandos de la PNC, donde se decidió poner a funcionar estrategias específicas.

“Se duplicaron los puestos de control  policial, más registros a los automóviles,  motocicletas y patrullajes a pie en distintos lugares de la cabecera, con el apoyo de efectivos del  Ejército”, resaltó.

Lea la nota completa en la edición impresa de Prensa Libre o adquiérala aquí.