Hallan segundo cadáver con mensaje

Jorge Alberto Rauda Anzora, originario de El Salvador, fue localizado sin vida y con un mensaje de amenaza en una carretera de terracería que conduce a la cabecera de Chiquimula.

Por Edwin Paxtor y Hugo Oliva / Chiquimula

Autoridades hallan cadáver con mensaje de amenaza en la cabecera de Chimaltenango. (Foto Prensa Libre: Edwin Paxtor)
Autoridades hallan cadáver con mensaje de amenaza en la cabecera de Chimaltenango. (Foto Prensa Libre: Edwin Paxtor)

Según la Policía Nacional Civil, la víctima fue torturada y tenía dos perforaciones de bala. Fue identificada mediante su pasaporte.

El cadáver fue abandonado en el sector de La Ceiba, camino a Pozo San José I, en la zona 4 de Chiquimula.

Los victimarios dejaron un rótulo con el mensaje "marero visto marero muerto", lo que genera duda en las autoridades, ya que la policía niega que existan grupos de mareros en este departamento, asimismo niegan la existencia de un grupo justiciero.

Primer hallazgo

El 4 de julio último, en un camino de terracería, en el caserío Valle Abajo, San Jorge, Zacapa, se localizó el cadáver de un joven junto a un mensaje igual.

Miguel Ángel Ramos Ramírez, de 19 años, murió de varios impactos de bala y junto al cuerpo quedó un cartel que decía “marero visto, marero muerto”, lo que preocupó a vecinos ante el surgimiento de un grupo dedicado a ejecuciones extrajudiciales.

Vecinos comentaron que la víctima era residente en la colonia Santa María y se mantenía a un costado del teatro al aire libre, en la cabecera de Zacapa, lo que se presume que pudo ser secuestrado.

En el lugar se encontraron 19 casquillos y el fallecido fue identificado por su progenitor, Miguel Ramos.

“Desde anoche andaba buscando a mi hijo, la sorpresa fue que me dieran la información que estaba muerto, jamás me hizo caso”, indicó el padre.

Vecinos mostraron su preocupación por el incremento de asaltos y asesinatos, además señalaron que este tipo de hechos proviene de un comando de la muerte.

“Hace días en las calles aparecieron unos volantes, donde se pronuncia un comando de la muerte, no sabemos si este grupo está actuando en contra presuntos delincuentes”, informó Narciso Marcos vocero de la Polícia Nacional Civil (PNC).

“Esto se toma como una limpieza social, muchos presos solo llegan a comer de gratis y salen a las calles a seguir delinquiendo”, comentó un vecino.