Comunitario

Alertan de posible fraude en el Seguro Social

La Junta Directiva del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) suspendió una licitación de medicamentos ante el posible de dos proveedores.

Por Jessica Gramajo

Las empresas Iberfarma y Servicio de Comercio Internacional podrían pertenecer a los hermanos Fernando y Luis Eduardo Jarquín Pira, según consta en sus actas de constitución. (Foto Prensa Libre: Billy Melgar)
Las empresas Iberfarma y Servicio de Comercio Internacional podrían pertenecer a los hermanos Fernando y Luis Eduardo Jarquín Pira, según consta en sus actas de constitución. (Foto Prensa Libre: Billy Melgar)

La directiva del IGSS suspendió una licitación de medicamentos porque descubrió que los accionistas de las dos empresas participantes podrían tener parentesco, lo cual promovería una competencia desleal, que es tipificado como delito de pacto colusorio.

La directiva del Seguro Social suspendió la semana pasada la licitación 649-IGSS-2015, con la cual se adquiriría Dexketoprofeno Trometabol,  utilizado para calmar los dolores agudos, debido a que la Junta de Licitación identificó que los accionistas de los oferentes son hermanos.

Las empresas señaladas son Iberfarma y Servicio de Comercio Internacional, sociedades anónimas que podrían pertenecer  a los hermanos Fernando y Luis Eduardo Jarquín Pira, según consta en sus actas de constitución.

Aunque la Junta de Licitación adjudicó a Servicios de Comercio Internacional, en su resolución, a la que tuvo acceso Prensa Libre, hizo ver a la Directiva que el departamento legal del IGSS advirtió de que la sociedad tenía como accionista a Luis Eduardo Jarquín Pira, quien el 19 de febrero del año pasado fue nombrado representante legal de la misma, mientras que uno de los socios de Iberfarma es Fernando Jarquín Pira, hermano de la entidad ganadora.

Solo las dos empresas concursaron en el evento de licitación.

Según el artículo 25 de la Ley de Contrataciones, el pacto colusorio lo comete quien realice un convenio, acuerdo, decisión o práctica concertada en la presentación de ofertas que impida la libre competencia. Este delito es penado con cuatro años de prisión, multa de hasta Q25 mil y la cancelación en el Registro General de Adquisiciones.

Edgar Balsells, miembro de la Junta Directiva del IGSS, aseguró que se presentará una denuncia penal; de lo contrario se podría caer en omisión.

Se defienden

Juan Francisco Capuano, director jurídico de Servicios de Comercio Internacional, reconoció que Luis Eduardo Jarquín Pira comenzó la entidad como accionista, pero hubo una modificación de la escritura, en la que él dejó de ostentar ese cargo, pese a que al principio de la conversación aseguró que era uno de los miembros del Consejo.

Capuano señaló que el IGSS está en el derecho de actuar legalmente, pero considera que se están adelantando, ya que el proceso no se ha concluido por la vía administrativa.

De acuerdo con documentos solicitados por Prensa Libre al Registro Mercantil, solo existe una modificación de la escritura de Servicios de Comercio Internacional y fue para elevar el capital de la sociedad, de Q5 mil a Q1 mil millones.

Regina Hernández, gerente general de Iberfarma, respondió en un correo electrónico que ya presentaron su inconformidad ante la decisión de la Directiva del IGSS.

Agregó: “No existe evidencia alguna que demuestre la existencia de un acuerdo que tuviera por propósito alterar los precios del evento y, menos, que se haya causado daño a terceros o al Estado”, como lo establece el referido.

Indicó que se pide ampliar el acta por “cuestiones de parentesco... aunque este no demuestra pacto colusorio”.