Comunitario

Angustioso amanecer vivió Guatemala hace 40 años

Aquel año 1976 fue bisiesto al igual que este 2016, pero además de un día extra trajo una tragedia, el día 4 de febrero, a las 3:03.33 de la madrugada: un violento sismo de 7.5 grados que duró 49 segundos (35 sensibles) que llenó de pesar a miles de familias por sus seres queridos fallecidos, por el dolor de sus heridos y también por los patrimonios perdidos en centenares de comunidades, urbanas y rurales que fueron sacudidas por la dura realidad de un país sísmico.

Por Gustavo Montenegro

 
 

Miles de guatemaltecos vieron llegar el amanecer con alivio, pero también con desconsuelo al descubrir calles cubiertas por escombros, que en muchos casos se convirtieron en trampa mortal. Quienes lo vivieron en su infancia recordarán instantes como salir cargado por los papás a la calle, llovizna inexplicable y expresiones de angustia; refugios improvisados con sábanas y nailon, expediciones atrevidas al interior de las casas sobrevivientes que amenazaban con caer en cualquier momento debido a las constantes réplicas.

“El total de la población de los departamentos más afectados por el terremoto excede los 3.4 millones de personas (64% de la población total del país). De esta, se considera que las tres cuartas partes resultaron afectadas por el fenómeno sísmico”, describe la Comisión Económica para América Latina, Cepal, la magnitud del daño, en un informe para la Organización de Naciones Unidas, presentado el 26 de febrero: tan solo 22 días después de la tragedia.

En su frialdad, el detalle de los daños todavía hace sentir escalofríos: El mayor daño ocasionado son, por supuesto las 23 mil personas que se calcula perdieron a vida. Se reportan también 70 mil heridos, uchos de gravedad…. Es evidente que la fuerza laboral del país resultó severamente afectad por el terremoto, numerosos nucleso familiares han perdido su principal fuente de sostén y es elevao el número de huérfanos. Muchos de los heridos han quedado además total o parcialmente incapacitados para trabajar. Puede afirmarse, por lo tanto que las presiones sobre el sistema de asistencia social del país, ya de por sí bastante endeble, habrán de aumentar en forma significativa”.

ESPECIAL | ¿Por qué tiembla en Guatemala?

Cepal calculó la pérdida total de 222 mil viviendas y en un millón la cantidad de personas sin techo ni albergue. 

Cuantificó una inversión inicial de US$427 millones para proveer de vivienda a buena parte de damnificados.

En cuanto a la infraestructura vial, la Cepal mostraba preocupación sobre todo por los derrumbes en varias carreteras, que representarían un bloqueo para el abastecimiento de alimentos y la llegada de auxilio a varias comunidades; se resaltaba el corte sufrido en la carretera Al Atlántico, debido al derrumbe del puente sobre el río Agua Caliente.

Cerca de un 50% de las fábricas y empresas de manufactura reportaban daños, de leves a mayores, que retrasarían la producción y golpearían a la economía, sobre todo en el área de exportación, reportaba la Cepal. Asimismo señalaba que el turismo se vería fuertemente golpeado debido a los daños en hoteles, carreteras y pueblos.

Aquel año se esperaba, en cálculos del gobierno, una recaudación tributaria de Q380 millones, para cubrir funcioamiento del Ejecutivo se tenía un presupuesto cercano a los Q300 millones en gastos. Uno de los detalles llamativos del informe señala: “El ministerio de Salud Pública ha señalado que su presupuesto de medicinas del semestre había quedado prácticamente agotado durante la primera semana de febrero”.

Por otra parte las finanzas del Estado resentirían el golpe sísmico al reducirse la recaudación, por el paro en el comercio y la actividad productiva.

Al final de aquel informe se detallaban las áreas susceptibles de ayuda y los posibles países e instituciones internacionales donantes. Apenas eran los primeros pasos en la reconstrucción de un país que no estaba preparado entonces para un evento de tal magnitud y que 40 años después, parece que sigue estando en buana parte a merced de los caprichos de las fallas geológicas.

Reportes de daños

Estas son imágenes de reportes del entonces Consejo Económico y Social de ONU que, con impecable orden hecho a máquina, daban cuenta de los graves daños que sufrió Guatemala: