Comunitario

Carretera de la Costa Sur: 140 kilómetros de martirio

Transitar por la CA-2 rumbo al suroccidente es un peligro para cualquier tipo de conductor. Los baches y las deformaciones del asfalto deterioran constantemente los vehículos y ponen en riesgo la vida de quienes lo acompañan.

Por Álvaro González

En el asfalto hay manchas negras. Son una muestra de los frenazos de emergencia que los conductores han realizado por el desastroso estado en que está la carretera que comunica Escuintla, Suchitepéquez, Retalhuleu, Quetzaltenango y San Marcos.

El tramo ofrece poco o nada de seguridad a los que a diario transitan la carretera, sin importar si es moto, vehículo pequeño o un tráiler.

Además son frecuentes los reportes de accidentes que ocurren en este importante tramo carretero, en donde circula el 65 por ciento del Producto Interno Bruto desde y hacia México.

Estos problemas son reflejo del abandono de la ampliación del tramo carretero por la empresa Odebrecht, que en 2013 logró con base en sobornos un contrato con el Estado de Guatemala para la ampliación a cuatro carriles de la carretera CA-2 Occidente, ruta al Pacífico.

El proyecto abarcaba 140 kilómetros, desde Cocales, Suchitepéquez, hasta Tecún Umán, San Marcos. Sin embargo la referida empresa construyó solo 43 kilómetros, dejando 97 inconclusos.

Prensa Libre recorrió aproximadamente 50 kilómetros, evidenció la obra inconclusa y el peligro al que los usuarios se enfrentan al momento de transitarla.

Contenido relacionado

> Manuel Baldizón coleccionista: estas vasijas mayas y carros clásicos lo demuestran

> Ningunos rivales: el PP y Líder fueron complacientes

> Una peor que la otra: Estas son las cuatro carreteras más dañadas