Comunitario

Crianza de trillizos preocupa a familia en Chinautla

Dabne Guadalupe, Joel de Jesús y María de los Ángeles, son los nuevos integrantes de la familia Girón Sagastume; aunque su llegada ha llenado de felicidad el hogar, con ellos los gastos se incrementaron.

Por Geldi Muñoz Palala

Dabne Guadalupe, Joel de Jesús y María de los Ángeles, en los brazos de su madre Evelyn Sagastume. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)
Dabne Guadalupe, Joel de Jesús y María de los Ángeles, en los brazos de su madre Evelyn Sagastume. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)

Evelyn Sagastume  —de 33 años y madre de los trillizos nacidos el 2 diciembre pasado, y de otras dos niñas, 10 y 11 años— comenta que enfrenta una difícil situación, ya que para atenderlos no puede trabajar y lo que gana su esposo no alcanza para cubrir los gastos de pañales y leche.

Sagastume cuenta que la leche materna que produce no es suficiente para alimentar a sus tres pequeños, quienes consumen casi un bote de leche diario, por lo que les combina la alimentación con atoles.

Otra dificultad que tiene son los pañales, ya que son más de 15 unidades que utilizan por día, y el uso de tela se le dificulta porque no le queda tiempo para lavar, además de la falta de agua que hay el sector donde residen, un asentamiento ubicado en la colonia Santa Faz, Chinautla.

Entre risas y llantos

Al dar el primer paso en el pequeño patio de la vivienda de la familia Girón Sagastume lo primero que se escucha son los balbuceos, risitas o llantos de los bebés, Evelyn, su madre, en los casi cinco meses de haberlos dado a luz se las ha ingeniado para atenderlos cuando se encuentra sola.

Al ingresar a su cocina-comedor, Dabne Guadalupe se encuentra en un portabebé, es la más risueña; en brazos de su madre se encuentra María de los Ángeles, mientras Joel de Jesús está en una cuna, es el “más molestón y comelón”.

Sagastume cuenta que le ha tocado vivir "como si fuera pulpo", porque a veces los tres se despiertan al mismo tiempo y quieren comer, y por las mañanas cuando se queda sola se le dificulta porque se las debe ingeniar para atenderlos.

Cuando sus hijas regresan o su esposo se encuentra en casa, las tareas se le facilitan un poco, sin embargo por la noche la tarea continúa.



Dabne, Joél y María, son la alegría de su hogar y un reto para los padres. (Foto Prensa Libre: Érick Avila)
Dabne, Joél y María, son la alegría de su hogar y un reto para los padres. (Foto Prensa Libre: Érick Avila)


Joel Girón, padre  de los menores, comenta que  trabaja de vendedor de comida ambulante, sin embargo los gastos se le han elevado.

"No es que las ventas estén bajas, a veces se vende, a veces no; se dificulta porque cuando solo tenía a las dos nenas lo que ganaba nos alcanzaba pero ya con cinco es difícil. A veces solo gano para la leche, con tal que no se enferme, se la doy. Desde que salieron del hospital me la recetaron y me dijeron que no se las quitara y con ella están bonitos", asevera el padre

Debido a que los trillizos fueron bebés prematuros, debieron quedarse algunos días en el hospital para ganar peso, y desde que están en su hogar solo se han enfermado de gripes, cuenta la madre.

Los padres de los trillizos agradecen a las personas que deseen ayudarles con pañales o leche. Si usted está en condiciones de hacerlo, puede comunicarse con ellos al teléfono 59828366.

"Somos personas de escasos recursos, se incrementó la familia, bendito Dios no se han enfermedad, nosotros les estamos apoyando para sacarlos adelante, pero cuesta", dice Yesica Ojeda, cuñada de Sagastume.

Otros nacimientos

En algunos departamentos se han dado casos  de partos múltiples. El 3  de julio de 2015, Josefina Carolina Méndez Andrés dio a luz a cuatrillizas en su primer parto, ocurrido en el Hospital Regional de Huehuetenango.

El 13  de agosto de 2015, Marta Salazar Salazar, de 34 años, dio a luz a trillizas en el Hospital Nacional de Sololá.  

El 28 de noviembre de 2013, trillizos —dos varones y una niña— nacieron en el Hospital Nacional de Salamá, Baja Verapaz.