Comunitario

Culpan a Pisa por fallecimiento de otro enfermo renal en el Igss

Veintinueve días después de haber denunciado a Prensa Libre el sufrimiento que padecía debido al mal tratamiento que recibió en Droguería Pisa, Salvador Camajá Taperia murió ayer en el Hospital del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), en la zona 9 capitalina.

Por Joel Suncar

El 20 de mayo recién pasado, Prensa Libre ingresó en el área donde se encuentran los pacientes renales en el IGSS de la zona 9. Entre ellos estaba Salvador Camajá, quien mencionó que una infección causada por tratamientos de la Droguería Pisa le causaron peritonitis. Ayer, su estado de salud se complicó y murió a las 14.30 horas.
El 20 de mayo recién pasado, Prensa Libre ingresó en el área donde se encuentran los pacientes renales en el IGSS de la zona 9. Entre ellos estaba Salvador Camajá, quien mencionó que una infección causada por tratamientos de la Droguería Pisa le causaron peritonitis. Ayer, su estado de salud se complicó y murió a las 14.30 horas.

Camajá Taperia era originario de Cubulco, Baja Verapaz. Tenía casi tres años de ser paciente de diálisis peritoneal, y el 6 de julio hubiera cumplido 53 años de vida.

Familiares relataron ayer que cuando era tratado por la empresa Baxter no tuvo ningún problema. Sin embargo, su enfermedad se agravó cuando el IGSS hizo el cambio de productos y empezó a ser medicado por Pisa.

Nueva víctima

Con la muerte de Camajá Taperia suman 17 las personas que han muerto desde que el IGSS firmó un contrato millonario que fue adjudicado de manera anómala a Droguería Pisa y que fue revelado por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y el Ministerio Público (MP).

“Responsabilizamos a la empresa Pisa por la muerte de mi padre. No es justo que por culpa de ellos lo hayamos perdido”, expresó Elvia Camajá, entre lágrimas.

La hija del paciente renal pidió que se haga justicia, ya que este es uno de varios casos similares. “Espero que las autoridades encierren a los responsables del cambio que se hizo en los medicamentos”, indicó.

Cambio de productos

María Elisa Jerónimo, esposa del fallecido, contó que durante más de dos años su esposo fue tratado con medicamentos de la empresa Baxter y nunca tuvo complicaciones.

“El problema fue cuando el IGSS decidió cambiar y empezaron a utilizar productos de Pisa. El 15 de mayo mi esposo se puso grave y tuvo que ser internado en el hospital de la zona 9”, refirió.

Jerónimo mencionó que días después le cambiaron el catéter y descubrieron que tenía un líquido producido por el mal tratamiento.

“No sé qué haremos ahora sin él”, expresó.