Comunitario

El deporte extremo de ser ayudante de bus

Si alguna vez ha viajado en un bus urbano o extraurbano, conocerá el riesgo que corren los ayudantes de estas unidades, ya que su labor de  acomodar a los pasajeros, subir la carga y cobrar el pasaje los convierte en "personas extremas".

Por Josué León

El sonido ensordecedor de las bocinas en el tráfico inician la rutina de una de las profesiones conocidas en las calles de Guatemala. Se trata de los "brochas", ayudantes de bus que además de cobrar el pasaje, organizan a los pasajeros y hasta acomodan el equipaje. 

El riesgo que corren estos ayudantes es alto, incluso algunos opinan que juegan con la muerte debido a los constantes ataques contra las unidades de transporte urbano. Algunos, al igual que sus colegas pilotos, han perdido la vida.

brocha03_.jpg

Sin embargo, no todo es oscuro y sangriento. Hay factores propios que los convierten en personajes propios de la cultura guatemalteca. 

Den permiso, hay tres filas, córranse”, son algunas de las frases que se escuchan en voz de ellos, mientras el sonido de las monedas en los bolsillos de su pantalón, ambientan la escena.

El bus arranca y se sujeta de la puerta, llama a los pasajeros mientras anuncia su ruta. 

brocha_02.png

LLAMATIVA PROFESIÓN 

En un video compartido por el estadounidense Gabriel Traveler, en el cual documenta su visita a Guatemala, se muestran las acrobacias que realizan estos ayudantes para acomodar toda la carga posible en la parrilla del bus.

brocha_04.png

Acompañado del tema Cut it de la banda de rock británico Silent partner, en el video se observa cómo rápidamente el ayudante sube a la parrilla del bus en movimiento. 

brocha_acrobata_.jpg

Aunque el autor del video no señala la locación exacta de dónde fueron grabadas las imágenes, queda demostrado el riesgo que estos corren sin utilizar protección alguna.

ayudante-de-bus.gif