Comunitario

Fieles visitan sagrarios

La tradición consiste en visitar siete sagrarios, además del de la Catedral Metropolitana. 

Por Claudia Palma

Fieles visitan el sagrario de la iglesia Beatas de Belén. (Foto Prensa Libre: Óscar Rivas)
Fieles visitan el sagrario de la iglesia Beatas de Belén. (Foto Prensa Libre: Óscar Rivas)

La costumbre de elaborar sagrarios —resguardan las hostias, que representan el cuerpo de Cristo—, data de la época colonial, y en la actualidad es tradición  visitar el de  la Catedral Metropolitana y   siete más, con el objetivo  de rememorar los dolores que padeció Jesús el Jueves Santo, según explica el historiador Fernando Urquizú.

Durante la   Colonia, en la Catedral de Santiago, ahora  Antigua Guatemala, el sagrario era colocado al lado derecho, en una capilla especial.

Este templo  seguía el mismo patrón  en su construcción que el de la capital arzobispal de México, al cual estaba adscrito el obispado de Guatemala, de 1547 a 1743, refiere Urquizú en el libro Algunas consideraciones iconológicas e iconográficas sobre las pinturas de Tomás de Merlo de la iglesia del Calvario en Antigua Guatemala.

La costumbre fue instituida por el Papa Pío V y en las localidades que  no cuentan con siete iglesias se acostumbra elaborar  sagrarios en ese número de casas.

Los sagrarios estarán  abiertos hoy, de 17 horas a la una de la madrugada.

Los huertos

En las residencias solariegas y antañonas del Centro Histórico se acostumbraba  representar huertos a principios de siglo.

En la parte trasera de las viejas casas había pequeños sembrados de los cuales el Jueves Santo se tomaban frutas, verduras y flores para montar el tradicional huerto. Aunque la costumbre se ha perdido,  algunas familias  hacen estas versiones de sagrarios, dice Urquizú.

En Antigua Guatemala  se conserva la tradición de elaborar huertos frente a las casas o en iglesias.

Estos se elaboran con diversidad de frutas y vegetales de la temporada y significan una ofrenda de  primicias de la tierra  a Dios, en agradecimiento por las bendiciones recibidas.