Comunitario

Hogar Seguro | "Escapé de ese hogar tres veces, era una cárcel", relata exinterno

Las denuncias que hacen los jóvenes desde los hogares estatales deben ser tomadas en cuenta, reflexiona José Daniel García, quien fue enviado al Hogar Seguro Virgen de la Asunción cuando tenía 13 años, un lugar al que llama “cárcel” y del que se fugó tres veces.

Por Beatriz Tercero

José Daniel García vende juguetes junto a su familia en la 8a. calle de la zona 1 desde hace cinco años. Foto Prensa Libre: David Castillo
José Daniel García vende juguetes junto a su familia en la 8a. calle de la zona 1 desde hace cinco años. Foto Prensa Libre: David Castillo

“Ese no era un hogar, era una cárcel. Escapé de ahí tres veces y busque ayuda en Casa Alianza, gracias a Dios ahí me ayudaron”, cuenta José Daniel, quien ahora tiene 26 años y es padre de una niña de 14 meses y, junto a su pareja, se dedica a vender juguetes frente al Parque Central para poder sobrevivir en el comercio informal y sostener su hogar en un asentamiento de la zona 18.

“Deberían de poner atención a lo que denuncian los jóvenes, no pueden poner en un lugar a alguien que tiene problemas con pandillas junto a alguien abandonado o alguien que tiene problemas mentales”, es su recomendación.





Constantes escapes

En la primera fuga, José Daniel García recuerda que usó la cancha de futbol y junto a cinco menores logró escaparse, tres de ellos fueron recapturados. En la segunda ocasión huyó con otros 10, abrieron un agujero por el techo  de la panadería que en ese entonces existía.

En la tercera ocasión, él y otros dos amarraron una manguera en una de las torres de vigilancia y lograron escapar. “Supe que una vez a un niño con capacidades especiales lo violaron y nunca le pusieron atención”. Cada escape tenía el mismo motivo: salir del infierno que hay ahí dentro.

Para uno de esos escapes, García recuerda que se vio obligado a vender el discman que tenía por Q10 para pagar un bus desde el hogar hasta San José Pinula y continuar con su fuga.

"Recuerdo que hubo un motín y llegaron los policías. Siempre ha habido agentes de la PNC de particular ahí. Se supone que ahí no es una cárcel”, reitera García.

Abusos no son recientes

“El gallinero sí existe, sí existe”, insiste García, sobre el cuarto donde los adolescentes recibían castigos de los monitores si intentaban fugarse o si desobedecían. “En el gallinero lo castigaban a uno amarrándolo en varias colchonetas bajo el sol, sin comida ni agua”.

Víctimas se sacrificaron

En su opinión, las niñas que murieron durante el incendio se sacrificaron para que las demás puedan tener una vida digna. “Ahí hay maltrato, a veces nos quejábamos con los monitores pero no nos creían. Recuerdo que cuando estuve ahí solo había una trabajadora social para ciento y tantos niños, yo nunca pude tener una audiencia con ella”, señala.

Busca una oportunidad

José David sabe que los internos pueden convivir ahí y tienen acceso a drogas. En cambio, propone que los jóvenes tengan oportunidades, como recibió él en Casa Alianza, organización qué cerró actividades en Guatemala.



José Daniel García tiene seis años de casado con su esposa quien le ayuda a vender juguetes en zona 1. Foto Prensa Libre: David Castillo
José Daniel García tiene seis años de casado con su esposa quien le ayuda a vender juguetes en zona 1. Foto Prensa Libre: David Castillo


Una niña de 14 meses y su esposa son el motor de su vida y ahora que sabe un poco de inglés espera hallar un trabajo en un call center, para el que ya ha tenido una entrevista a espera de una nueva oportunidad en su vida.



José David García dice que trabajar en la calle es mucho mejor que estar interno en un hogar estatal. Foto Prensa Libre: David Castillo
José David García dice que trabajar en la calle es mucho mejor que estar interno en un hogar estatal. Foto Prensa Libre: David Castillo


“Nadie merece morir así, y satanizar a los jóvenes no es lo justo. Ahí entran con un problema familiar y salen peor, aprenden mañas feas”, finalizó García.