Política

IGSS prorroga contrato oneroso pese a oposición

No hubo tiempo para ahondar en negocios de Q221 millones.

Por Jessica Gramajo

El IGSS aprobó la noche del jueves la prórroga de dos contratos millonarios para servicio de hemodiálisis. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)
El IGSS aprobó la noche del jueves la prórroga de dos contratos millonarios para servicio de hemodiálisis. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)

Con el rechazo de la mayoría, la Junta Directiva del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) aprobó la noche del jueves la prórroga de dos contratos millonarios que prestarán por dos años más el servicio de hemodiálisis para pacientes de nefrología.

La prórroga autoriza un contrato de servicio técnico por Q164 millones 985 mil 912 con la sociedad anónima Medicina Corporativa de Diálisis, y otro, por Q56 millones 160 mil, con la Clínica Médica Renal Emanuel.

Entre ambas, el nuevo compromiso del IGSS sería de Q221.1 millones.

Lograr los aplazamientos no fue nada fácil, y se ganó con la aprobación de solo dos de los seis integrantes con voto de la Directiva, entre ellos el presidente de la institución, Carlos Contreras —nombrado por el expresidente Otto Pérez Molina— quien fue quien insistió en aprobar el negocio, según la versión de varios directivos.

La disputa

Más que el pago millonario, la crítica fue por la celeridad con la que se conoció la propuesta, ya que los miembros de la Directiva se quejaron de no haber tenido tiempo para evaluar los documentos, que les entregaron horas antes de la reunión.

El informe incluye una auditoría de la Contraloría General de Cuentas y la evaluación a las empresas que prestan el servicio, y entre todos los informes suman mil 458 páginas.

Según consta en el oficio 1507 de la gerencia del IGSS, que recoge todos esos documentos y al que Prensa Libre tuvo acceso, la Directiva de esa institución recibió ese informe el miércoles, a las 18.28 horas, un día antes de la reunión de los directores, quienes fueron citados para el jueves a las 18.30 horas.

Pero el oficio empezó a llegar a los directivos a eso de las 7 horas del mismo jueves, aunque otros dicen haberlo recibido a las 15 horas, por lo que no tuvieron tiempo para evaluar la propuesta.

Además, ese punto no se incluyó en la agenda, sino que se esperó a llegar a asuntos varios, por lo que el asunto se empezó a tratar a las 22.30 horas del jueves.

Eso disgustó a varios integrantes de la Directiva, quienes pidieron que se convocará para el viernes por la mañana, a fin de tener más tiempo para evaluar los documentos.

Contreras se negó, con el argumento de que ese era el último día para prorrogar porque se vencía el plazo; de lo contrario, los pacientes quedarían desatendidos.

La discusión subió de tono, al extremo que el representante de la Universidad de San Carlos (Usac), Alejandro Balsells, optó por retirarse de la reunión y dijo que no se prestaría a una acción ilegal.

Esto dejó la reunión con cuatro miembros con voto, de los seis que tienen este privilegio, ya que horas antes se había retirado el delegado patronal, Luis Fernando Rivera.

Aunque la oposición y la discusión continuaron, Contreras logró el apoyo del representante de los trabajadores, el sindicalista Adolfo Lacs. Aprovechó que como presidente de la Directiva tiene voto doble o de desempate, y aprobó la prórroga con tres votos (dos eran suyos).

En contra votaron el delegado de los médicos, Allan Ruano, y el de la Junta Monetaria (JM), Federico Borrayo, primer vicepresidente del IGSS.

También hubo fuertes manifestaciones de rechazo de los representantes suplentes —que no tienen voto— Reny Bake, del Ejecutivo; Álvaro Trujillo, de la JM; y Érick Porres, de la Usac.

Balsells dijo: “Estoy muy descontento por la forma improvisada como se están manejando las cosas. Ayer —el jueves— querían una prórroga, y estaba en puntos varios. Lo aprobaron dos personas, aprovechando el voto doble del presidente —del IGSS—”.

Agregó: “A mí me preocupa, porque son contratos de hemodiálisis. Recuerde que hay varios señalamientos relacionados con ese mismo tema. Voy a proceder a una supervisión en cada lugar. Uno trata de ser constructivo, pero la paciencia se agota”.

Otros directivos coincidieron en que la premura para revisar los documentos provocó sospechas, pues “no se puede aprobar algo sin conocerlo, debido a que se trata de cifras millonarias”.

Además, en reuniones anteriores se había acordado que no habría más prórrogas, y que en lugar de ello se subirían los eventos de compra o prestación de servicio a Guatecompras.

Defienden prórroga

Pese a las críticas, Lacs apeló a la “necesidad” de los pacientes por recibir tratamiento, pues era el último día para prorrogar.

Además, dijo que se tiene una semana para aprobar el contrato. “Si hay algún inconveniente, que lo dudo, no firmaré”, expresó.

Sobre la prohibición de prórrogas, Lacs indicó que aún se ajustan algunos procedimientos, luego de las modificaciones a la Ley de Contrataciones.

“Entiendo que el evento para contratar el servicio se subirá en pocos días, y la prórroga de dos años podría suspenderse”, añadió.

Molesto y un tanto agresivo, el presidente del IGSS se vio obligado a responder a Prensa Libre al terminar una reunión que sostuvo en un hotel con varios directores de esa entidad.

“¿Me va a entrevistar sobre la planificación para el 2016 que está haciendo el IGSS...? Que el IGSS se planifique no es tan interesante, ¿verdad?”, dijo como introducción a la entrevista que ofreció después de que sacara de esa reunión a la periodista y que intentara retirarla del hotel donde se desarrollaba la actividad.

En breves declaraciones, Contreras aseguró: “Ayer fue un acto ordinario. En las directivas hay distintas opiniones, y luego las directivas toman una determinación dentro del marco de la ley y de sus normas”.

Según Contreras, hay análisis y encuestas de satisfacción de los pacientes sobre las empresas, y afirmó que los documentos se les hizo llegar a los integrantes de la Directiva con antelación, pero “ellos no leen”.

El presidente del IGSS no sabía  cuántas personas se podrían beneficiar con la prórroga, aunque su encargada de comunicación le informó que eran tres mil, aproximadamente, y ya no quiso seguir con la entrevista.

Las sociedades

Según registros de Guatecompras, la empresa Medicina Corporativa de Diálisis se creó en el 2008.

Al siguiente año comenzó a trabajar con el IGSS, y desde entonces ha sido beneficiada con 397 adjudicaciones, que suman Q490.5 millones; de esa cantidad, 329 el año pasado y de ellas 307 se otorgaron después de junio, cuando ya había asumido Contreras como presidente del IGSS.

Sobre la Clínica Médica Renal Emanuel, Guatecompras registra que ha recibido contratos del IGSS en el 2009 y en el 2011 por Q66.2 millones.