Comunitario

La desnutrición aguda aumenta en Guatemala    

Se registran más casos entre los 22 departamentos, según el Ministerio de Salud, de 960 pasó a mil 49 casos, en semana epidemiológica 27, de 2015 a 2016.  

Por Glenda Sánchez

Registran más casos de desnutrición aguda, de 960 pasó a mil 49 casos, en relación a la semana epidemiológica 27, de 2015 a 2016. (Foto Prensa Libre: PDH)
Registran más casos de desnutrición aguda, de 960 pasó a mil 49 casos, en relación a la semana epidemiológica 27, de 2015 a 2016. (Foto Prensa Libre: PDH)

De los 22 departamentos del país, Guatemala registró el mayor número de casos de desnutrición aguda en niños menores de 5 años, de los siete mil 352 que reportó el Ministerio de Salud hasta la semana epidemiológica  número 27 de este año —del 3 al 9 de julio—, a escala nacional.

La información institucional reveló que en ese departamento hubo el año pasado  960 reportes, y durante este periodo la cifra alcanzó  los mil 49. Los municipios más afectados son  la capital, Mixco y Chinautla.

El 7 de noviembre del 2011, familiares de cinco niños   residentes en las comunidades de Cañón Tisipe y Lelá Chancó,  Camotán, Chiquimula,  demandaron al Estado de Guatemala  por incumplir la obligación de garantizar la alimentación y salud  como lo establece la Constitución Política.

Dos años después,  un juzgado de Zacapa ordenó al   Estado  que 10 instituciones   ejecutaran 26 medidas para restaurar los derechos humanos violados; sin embargo,  el último monitoreo, efectuado en marzo del 2015 por la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), reveló que no se había cumplido con la orden y los niños seguían con desnutrición.

La misma situación de estos cinco infantes afrontan siete mil 352  que padecen desnutrición aguda en todo el territorio, a la espera de que se les garantice ese derecho constitucional.

Los departamentos que  concentran más desnutrición aguda son   Guatemala  —mil 49 casos—, Escuintla —798—, San Marcos —602— y Huehuetenango —543—. El área central es la más afectada, y sus municipios con más casos son  la cabecera —465—, Mixco —135—, Chinautla —91—, San Juan Sacatepéquez —87—, San Pedro Ayampuc —78— y Amatitlán —41—.

Suben los casos

Al comparar los datos de la misma semana epidemiológica —la número 27—  del  departamento central se reportaron   89 casos  más que el año pasado.

El aumento, según  la PDH, se debe a la crisis en el sector de salud, al incremento de la pobreza   en el área metropolitana   y  las pocas  oportunidades de empleo y acceso  a  servicios básicos.

“A pesar de que en   la capital y la metrópoli hay más acceso a los servicios,  es evidente  la falta de atención y la calidad, lo que contribuye  al incremento. Además, hay más pobreza, según lo  refleja la última  Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, hecha por el Instituto Nacional de Estadística”,  aseguró Zulma Calderón, de la Defensoría de Salud de la PDH.  

Francia Tercero, investigadora socioeconómica de esa misma institución, aseveró que el problema también radica en el escaso cumplimiento de compromisos y políticas  para mejorar el desarrollo de los habitantes.

“En la actualidad,   el salario mínimo es de Q2 mil 497,  pero en la provincia apenas llegan a Q1 mil 500,  mientras que el costo de la canasta básica es de Q3 mil 400  y el de la canasta vital, de Q6 mil 205. Con esas cifras, ¿cómo puede un  padre   alimentar, recrear y educar  a su familia?”,  cuestionó Tercero.

Agregó que esa situación evidencia que la desnutrición es un fenómeno  económico, de  mala distribución de  alimentos y  falta de programas de cultivos adecuados para el consumo humano.“De 2013 al 2014 bajó el número de quintales de arroz y frijol producidos en el país, disminuyeron  esos alimentos,   pero aumentó la producción de caña de azúcar, palma africana  y hule. Es claro que no se produce para alimentar a nuestra gente”, denunció.

Germán González, jefe de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesán), explicó que aunque hay una correlación directa entre desnutrición y pobreza, eso no significa que sea la causa. “En muchas de las áreas  es la falta de educación e información, la implementación de  prácticas de alimentación y nutrición. Por eso se habla mucho de la promoción de la salud”, comunicó.

Aclaró el funcionario que los casos reportados no corresponden a un total de niños atendidos, pues aunque el infante llegue más de una vez, es registrado como uno nuevo.

Sin cumplir derechos

La  PDH comprobó que  el Estado no ha cumplido la mayoría de las 26 medidas ordenadas por un juzgado de Zacapa  para restaurar los derechos violados a  cinco niños que residen en Chiquimula. Entre los incumplimientos está la no  aprobación de un protocolo de actuación para el ejercicio del derecho humano a la alimentación, y la ausencia de controles para supervisar la  talla y peso de los  niños, quienes sufren en la actualidad de sarcoptiosis, desnutrición moderada y bajo peso.

Cifras preocupantes

A la semana   epidemiológica 27,  el Ministerio de Salud reportó la muerte de 40 niños por causas asociadas a la desnutrición. 

  • En San Marcos  se registraron siete fallecidos, seguido de Huehuetenango, con cinco, y  Escuintla, cuatro. 
  • De los fallecidos, 19  eran de niñas y el resto, niños.
  • Entre las causas directas de las muertes  figuran la neumonía y el fallo multiorgánico.
  • Entre las básicas está  el marasmo —delgadez extrema que resulta de una desnutrición severa—.
  • La mayoría de casos fueron reportados por los hospitales y centros de salud.
  • Hasta el 9 de junio último, la PDH  registró 57 denuncias por vulneración al derecho a la alimentación.
  • De esas quejas,  el  80.7 por ciento  —46— se relacionan con impago  de manutención  y descuido de los padres.
  • El 19.30 por ciento  —11—  es contra instituciones estatales como hospitales, prisiones y ministerios.
  • El departamento de Guatemala es el que más denuncias reporta, seguido de Sololá y Jutiapa.
  • La Procuraduría General de la Nación rescató en cinco meses del 2016  a 53 niños con algún tipo de desnutrición. En todo el 2015 reportó 145.
  • Los niños rescatados fueron  trasladados a un centro de salud, para   evaluarlos. Después el caso se presentó en  un  juzgado de Niñez, para la protección de sus derechos.